Víctor López Menchero, director de las investigaciones arqueológicas que se están llevando a cabo desde 2013 en el paraje de Piédrola, trasladó a los ciudadanos de Alcázar de San Juan y su comarca los resultados de las últimas investigaciones realizadas en el yacimiento, centradas en las canteras de piedra de molino, que fueron muy importantes para el desarrollo económico de la zona desde el siglo XII hasta el XVI. Las canteras se encuentran en terrenos municipales por lo que el Ayuntamiento planea musealizarlas y abrirlas a los visitantes en 2018, así lo adelantó el concejal de Cultura, Mariano Cuartero.

López Menchero ofreció este miércoles, 29 de noviembre, una interesante conferencia en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan sobre las últimas investigaciones llevadas en Piédrola el pasado verano. Investigaciones que se centraron en las canteras molineras que se encuentran en este paraje y que fueron la “industria pesada”, a partir de la edad media y hasta el siglo XVI, de Alcázar y su comarca.

La investigación del yacimiento de Piédrola que, desde 2013, ha revelado importantes hallazgos relacionados con la historia de la Península Ibérica -como la ocupación islámica gracias al descubrimiento de una necrópolis, el hallazgo de una importante villa romana o los restos del período calcolítico- se está llevando a cabo gracias a la financiación y apoyo del Ayuntamiento de Alcázar de San Juan, la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha y la colaboración de la Universidad regional.

Aunque las canteras de piedra de molino siempre han estado a la vista y constituyen una de las señas de identidad más evidentes del yacimiento de Piédrola, las últimas investigaciones han revelado importantes datos acerca de la importancia de esta industria que, en su época, fue una de las más importantes de la zona, con una alta producción y de mucha calidad. La cantera de Piédrola se convirtió en una de las principales exportadoras de piedra de Molino que abastecía no sólo a la comarca, sino a lugares tan distantes para los medios de transporte de la época como Corral de Calatrava y otras poblaciones castellano-manchegas.

Pero en las canteras de Piédrola no sólo se fabricaban piedras de molino -hidráulicos primero y de viento después- también se proveyeron piezas para la maquinaria del sector agroalimentario de la época, como prensas para la producción de aceite o camas para el prensado de la uva en la elaboración del vino. Curiosamente, una de las piezas más raras y de mayor valor, es una de estas camas que ha desaparecido del paraje debido al expolio. Pieza que está documentada desde 2013 y que no se ha librado de la especulación que algunas mafias llevan a cabo con estas piezas etnográficas que, en demasiadas ocasiones, terminan como objetos decorativos en viviendas de alto standing.

Para evitar este expolio, desde el Ayuntamiento se está planteando musealizar y abrir a la visita la zona de las canteras molineras, ubicadas en terrenos en municipales. Así lo adelantó el concejal de cultura, Mariano Cuartero, que espera que este proyecto esté concluido el próximo año. Mientras este avance sea posible, no se descarta trasladar algunas de las piezas con mayor riesgo de ser sustraídas hasta el Museo Municipal.

El sector agroalimentario era el principal motor de la economía en la época en la que las canteras de Piédrola estaban en su máximo esplendor. Las canteras fueron la industria pesada del momento y movieron un importante volumen económico y de mano de obra. Una historia que, gracias a la investigación de López Menchero y su equipo, empieza ahora a conocerse.

El yacimiento de Piédrola tiene un valor histórico, arqueológico y patrimonial incalculable, debido a su amplia extensión y a las numerosas sorpresas que alberga bajo tierras y cultivos. No en vano es el mayor yacimiento de Castilla La Mancha y uno de los mayores de España. Una historia que interesa no sólo a los habitantes de Alcázar y su comarca -que llenaron el Museo Municipal para disfrutar de la conferencia de López Menchero- ya que ha trascendido incluso las fronteras nacionales gracias a los importantes y curiosos hallazgos que se han encontrado en este paraje.

“Hay una falsa idea sobre que la historia no interesa” -apunta López Menchero- “La historia interesa y mucho. Nunca antes ha habido tantas publicaciones científicas sobre historia, ni tantos libros, películas y novelas históricas. La sociedad tiene un enorme interés por conocer su historia y existe una demanda por el consumo de historia y patrimonio; una demanda que tiene su expresión en el turismo cultural, cada año crece el número de visitantes a los yacimientos arqueológicos”.

Piédrola sigue revelando importantes datos sobre la historia de nuestros ancestros y seguirá deparando sorpresas en años venideros, ya que el estudio de este “inasible yacimiento”, como así lo calificó el concejal de Cultura alcazareño, no es un asunto que pueda resolverse en poco tiempo y tal vez se necesite “más de una vida”, como apunta López Menchero, para descubrir la riqueza y la historia oculta a unos metros bajo tierra.