En la tarde del martes, 12 de septiembre, se convocó un nuevo Consejo Vecinal para comenzar a trabajar de forma efectiva en la puesta en práctica de los Presupuestos Participativos en el ejercicio 2018-2019. Vecinos y vecinas podrán decidir en qué invertir una partida de 70.000 euros, repartidos entre siete demarcaciones territoriales -que ahora tienen que definirse- y que tendrán a las asociaciones vecinales como punto de referencia.

Alcázar de San Juan llevará a la práctica en 2018, por primera vez en la historia, la coparticipación efectiva de vecinos y vecinas en la gestión municipal, reservando una partida de 70.000 euros en el capítulo de inversiones para que la ciudadanía decida su destino, priorizando las necesidades de los diferentes barrios de la localidad. Un primer paso que abre camino hacia los Presupuestos Participativos. 70.000 euros procedentes de recursos municipales, no de ingresos de otras administraciones públicas que suelen concederse para inversiones finalistas.

Con este fin -y tras reunirse la Comisión específica que ha estado trabajando en la idea- se trasladó esta intención al Consejo Vecinal; órgano de participación formado por representantes de las diferentes comisiones vecinales (consejo de consejos), constituido en enero de 2016, con potestad para decidir sobre los Presupuestos Participativos. El objetivo del equipo de Gobierno es que este consejo trabaje para terminar de definir el modo y forma de participación de los vecinos y vecinas de Alcázar en los Presupuestos Municipales de 2018.

Decidida la totalidad de la partida -70.000 euros, 10.000 por demarcación territorial- el siguiente paso es diseñar la distribución territorial que comprenderá cada una de las asociaciones vecinales de referencia (Santa María, El Santo, El Porvenir, Cristo de Zalamea, Goya, El Arenal y La Pradera). Una distribución que se definirá en las próximas semanas con los representantes vecinales que ya han lanzado sus propuestas, como incluir la zona del Parque Viejo en la demarcación de Goya o Los Devis y las casas de San Marcos en la de El Santo.

Las asociaciones de vecinos, a través de los centros de barrio, centralizarán las propuestas que partan de otras asociaciones sectoriales (sociales, deportivas, socio-sanitarias…) y de vecinos y vecinas en general, sobre las necesidades y prioridades de inversión en cada barrio. Propuestas que, una vez definidas, se someterán a votación en cada uno de los siete distritos, de forma telemática y presencial.

Otra de las tareas que tiene ahora por delante el Consejo Vecinal es la elaboración -conjuntamente con el equipo de Gobierno- de un reglamento para la puesta en práctica de los Presupuestos Participativos. Una labor que conlleva plazos y trámites legales que no impedirán que se lleve a la práctica la primera experiencia participada en 2018.

Rosa Melchor, alcaldesa de Alcázar de San Juan, expresó en el Consejo Vecinal que sabe que “no será fácil” conseguir la participación efectiva de los vecinos en esta empresa; ya que se trata de una nueva experiencia “a la que todos tenemos que habituarnos”. No obstante señaló que sus expectativas son que en el transcurso de una década este proceso de participación en la gestión municipal se haya normalizado.