Con la temporada acabada en el plano deportivo,  el club Alcázar Basket ya piensa en cerrar el plano económico y administrativo, para poder centrarse de lleno en el próximo año.

El sábado terminó la temporada deportiva del Alcázar Basket, acariciando los play off de ascenso en su debut en LEB Plata.

“Habría sido bonito por la experiencia”, explica una de las cabezas visibles del proyecto alcazareño, el directivo Francisco Javier Parras, “aunque el club no está preparado para afrontar en estos momentos retos superiores”. “Nos ha faltado experiencia y nos ha lastrado la lesión de LaGuerre, un jugador de los que se dejan notar en el campo”, considera Parras.

Durante esta semana, el Alcázar Básket confía en cerrar la temporada también en el plano económico y administrativo. “Hemos terminado equilibrados, sin deudas ni beneficios”, confirma Parras, todo un éxito en una campaña en la que costó arrancar, decidirse a dar el paso de afrontar “una categoría muy exigente, deportivamente y por los requisitos económicos y de infraestructuras que exige”. Pero, con la base del equipo que consiguió el ascenso, un poco reforzada, y David Varela en el banquillo, cumpliendo su tercera temporada, el equipo ha  conseguido revivir “la ilusión por el baloncesto en Alcázar. La gente se ha quedado con ganas de baloncesto, lo que es muy importante”.
Puedes ver el artículo completo en  Lanza Digital.