El Ayuntamiento de Alcázar de San Juan, a través de la Concejalía de Educación, ha puesto en marcha un nuevo programa medioambiental que integra todas las acciones que ya venían desarrollándose en algunos centros, además de nuevas propuestas, para hacerlas extensivas a toda la comunidad escolar.

Una de estas propuestas es una campaña de concienciación ambiental para evitar el desecho de toallitas por el inodoro, campaña que se ha iniciado este lunes, 28 de enero, en el colegio público Pablo Picasso. La alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, acompañada por el concejal del Ciclo Hidráulico, Javier Ortega, participó junto a los escolares en un sencillo experimento para mostrar que las toallitas higiénicas no son biodegradables.

El nuevo programa medioambiental puesto en marcha por el Ayuntamiento alcazareño contempla tres líneas de actuación: ciclo del agua, cambio climático y eficiencia energética; reforestación para la construcción de un anillo verde en la ciudad y formación del profesorado.

La campaña para evitar el desecho de toallitas higiénicas por el inodoro, que ha comenzado este lunes en el C.P. Pablo Picasso, se encuentra en la primera línea de actuación; relativa al conocimiento del ciclo completo del agua, desde que se extrae del Acuífero 23, hasta que llega a los grifos y su posterior depuración.

“Tocamos varios palos, pero la campaña para evitar el desecho de toallitas llama mucho la atención, ya que mediante un sencillo experimento pueden comprobar cómo el papel higiénico se disuelve en agua y las toallitas no”, explicó el técnico medioambiental encargado de este programa, Pablo Pichaco. Sólo en Alcázar de San Juan se desechan al año por el W.C. 120.000 Kg. de toallitas, compresas, tampones y otros materiales no biodegradables. Unas cantidades que asustan y que se pretenden reducir a través de esta campaña. “Los escolares saben perfectamente que las toallitas jamás deben tirarse por el inodoro, que deben ir a la papelera. Así que debemos preguntarnos dónde está el problema”, señaló Pichaco.

Además de esta campaña, se fomenta el consumo responsable del agua a través de una cata en la que se incluye agua mineral, agua del grifo, agua destilada y agua con vinagre. “Los escolares prefieren el agua del grifo. Aprovechamos para inculcarles el ahorro de plástico y recomendarles que sigan consumiendo agua del grifo y utilicen otro tipo de recipientes, como botellas de aluminio”.

Por su parte, la alcaldesa alcazareña, aseguró que la comunidad escolar -tanto el alumnado como el profesorado- “están muy implicados con nosotros, con el programa medioambiental y con esta campaña que, sin la colaboración del profesorado de nada serviría. Esperamos que de buenos resultados y que el año que viene se haya reducido el desecho de toallitas”.

Igualmente recordó otras acciones -dentro del primer eje de este nuevo programa integral- que se llevarán a cabo en los centros educativos. Entre ellas, el programa 50/50, por medio del cual se pretende que los colegios ahorren en suministros y que ese ahorro se traduzca en recibir a cambio un 50% de lo conseguido para reinvertirlo en proyectos escolares.

En cuanto a la segunda línea de actuación, la reforestación, puso en valor el proyecto iniciado por el C.P. Gloria Fuertes para construir un anillo verde en la ciudad, entre la depuradora y el Parque Alces. “Ellos fueron pioneros y desde el Ayuntamiento hemos asumido su propuesta para extenderla a todos los centros educativos de la ciudad”.

Por último, en colaboración con el Centro Regional de Profesores, se ofertará educación medioambiental al profesorado para que pueda colaborar en las diferentes líneas mencionadas y reforzar el programa municipal.