Terminado el verano y la Feria y Fiestas, comienza el curso escolar en Alcázar de San Juan que, para 2018-2019, cuenta con un mayor número de matriculados en el ciclo de primaria. “Síntoma de recuperación”, como destacó la alcaldesa de la ciudad que visitó uno de los centros públicos alcazareños, el colegio Gloria Fuertes, que este año cuenta con tres líneas desdobladas. El total de alumnado matriculado en la ciudad, en los ciclos de infantil y primaria, se sitúa en 2.937 niños y niñas, 240 de ellos en el Gloria Fuertes.

Los ciudadanos más pequeños de Alcázar de San Juan han iniciado el curso con ilusión y con ganas. Así lo asegura el director del colegio público Gloria Fuertes, Luis Muñoz. Un centro que cuenta con un proyecto educativo innovador al que sigue sumando programas relacionados con los idiomas o la inclusión de las nuevas tecnologías en el aula. Además, el centro cuenta este año con tres cursos desdoblados en dos líneas (primero, tercero y cuarto de primaria) “Era una dificultad con la que nos encontrábamos, ya que el edificio del colegio está diseñado para una línea y no teníamos aulas suficientes. El Ayuntamiento nos ha ayudado a hacer las adaptaciones necesaria para buscar estos espacios”.

El desdoble de los cursos se ha debido, por un lado, a la reducción de ratios de alumnado por profesor y, por otro, al aumento de la matriculación en el ciclo de primaria. “Este curso empieza a notarse el trabajo realizado en los últimos cuatro años en materia educativa tanto por la Junta de Comunidades como por el Ayuntamiento”, aseguró la alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, que junto al concejal de Educación, Mariano Cuartero, visitó las instalaciones del Gloria Fuertes. Resultado que se plasma en la reducción del ratio de alumnado por profesor para ofrecer una educación de mayor calidad y, como consecuencia, la contratación de nuevo profesorado. En el caso del centro alcazareño se ha traducido en dos profesores más, uno a media jornada y otro a jornada completa. Por otra parte, Melchor hizo alusión al aumento de matrículas en el ciclo de primaria “que nos ofrece también una radiografía real del comportamiento demográfico de la ciudad. Están viniendo nuevas familias y regresando algunas que, por motivos laborales, se vieron obligadas a marcharse durante la crisis”.

Por otra parte, la primera edil recordó el apoyo que se presta desde el Ayuntamiento a los centros escolares, en cuanto a reparaciones, pequeñas obras y mantenimiento, así como en lo relativo a la oferta de actividades extraescolares y complementarias. Destacó el programa “English for Alcázar”, que está permitiendo mejorar el conocimiento de este idioma, de forma gratuita, a muchos niños y niñas de la ciudad o el conocimiento del entorno más próximo, como la riqueza patrimonial y natural de Alcázar, con la puesta a disposición de estos recursos para las visitas escolares. “Además de todo esto, antes que la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha comenzara a recuperar las becas de libros, pusimos en marcha un Banco de Libros que ahora complementa estas becas y permite conseguir uno de los objetivos que nos propusimos al inicio del mandato, que ni un solo niño o niña comience el curso escolar sin el material necesario para su educación”.

La alcaldesa alcazareña puso también en valor también otros programas destinados al apoyo de las familias con menos recursos económicos y encaminados a facilitar una educación superior, como las becas de alojamiento para estudiantes universitarios.

Recordó también la novedad de este curso, el Ciclobús y Pedibús, “una apuesta decidida para hacer de Alcázar una ciudad sostenible. Creemos que para que se asienten conductas y valores hay que empezar por la base, por la educación, por quienes son nuestro presente, los niños y jóvenes de Alcázar”. Melchor apuntó que desde el gobierno local se seguirá trabajando en esta línea y agradeció a los responsables de los diferentes centros alcazareños, así como al profesorado, la labor diaria que desarrollan.