El pasado miércoles, 15 de mayo, cientos de alcazareños y alcazareñas pudieron disfrutar de la tradicional romería de San Isidro en la fecha de conmemoración del patrón de los agricultores que, en 2019, ha sido fiesta local. El buen tiempo acompañó haciendo que el cerro de San Isidro, donde se encuentra la ermita del santo, tuviera una gran afluencia de vecinos y visitantes.

A las once de la mañana se celebraba la función del patrón de los agricultores, San Isidro, en la iglesia de San Francisco; tras la cual salía el santo en procesión por las calles de Alcázar de San Juan, acompañado por tractores y remolques engalanados, hasta llegar a la ermita, en el cerro que lleva su nombre. El santo llegó acompañado por sus damas, vestidas con el traje tradicional manchego, así como por la comitiva compuesta por los miembros de la hermandad y autoridades locales.

El sol y el buen tiempo hicieron que cientos de alcazareñas y alcazareños vivieran la romería y se acercaran hasta el cerro de San Isidro para vivir un día de campo que se prolongó hasta el anochecer.

Como novedad, la verbena de la víspera de la romería -que este año corrió a cargo de la escuela flamenca “Esencia Gitana”- se trasladó este año hasta la ermita, una demanda que la Hermandad de San Isidro venía proponiendo desde hace unos años. El cambio resultó positivo, contando con una mayor participación de público. “Nos ha costado trasladar la verbena hasta la ermita, unificándola con el lugar donde los jóvenes hacen la fiesta previa a San Isidro, y estoy muy contento porque ha funcionado”, comentaba el presidente de la hermandad del santo, Julio Romero.

La alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, que disfrutó de verbena y romería, como todos los años, comentó que desde el Ayuntamiento se colabora con la Hermandad en todo aquello que necesite para mejorar esta fiesta tradicional y aseguró que los cambios, aunque conlleven discrepancias, hay que intentar hacerlos y probar.

Las fiestas transcurrieron un año más con normalidad y sin incidentes.