Tras una semana con largos entrenamientos y buena convivencia, y después de una larga noche en el pabellón Díaz Miguel, los 150 baloncestistas participantes, despedían la XXI edición del Campus de Baloncesto. Un campus que según los organizadores ha cumplido los objetivos de diversión, convivencia y mejora en la técnica de este deporte.

Rafael Sanz, es el coordinador técnico del campus que considera que es una experiencia fantástica ya que se ha coordinado diversión, convivencia y mejora técnica. Los alumnos que se apuntan una vez, repiten, “y ese es el mejor aval que tenemos”, dice.
Sanz se muestra satisfecho ya que más de 150 alumnos participan cada año, “satisfechos porque no es una época fácil, por el calor y porque ya son vacaciones para los escolares”.
El campus pretende también que sea un campus de mejora técnica, también de convivencia, pero destaca que es importante la destreza técnica que adquieren para afrontar la temporada.

El presidente del Club Grupo 76- Alkasar, Alfonso Arráez, felicita a la organización del campus sobre todo al coordinador del mismo porque se ha notado una en la mejora en la técnica de los chavales. Espera que todos hayan disfrutado.
Para él el campus es como la gran clausura de la temporada del club. Y es a la vez el inicio de la siguiente, “una macro despedida con la que disfrutamos con lo que más nos gusta que es el baloncesto”.

El concejal Antonio Cano que asistía a esta clausura quería agradecer “la organización tan estupenda del campus, que cuenta con la ayuda del ayuntamiento”. Decía que es ya la 21 edición, con más de 10 horas diarias de entrenamiento, pero que ve que a los participantes les ha merecido la pena por la alegría que demuestran, por lo que anima a seguir participando en las siguientes ediciones.