Un año más, la bandera arcoíris cuelga del balcón principal del edificio consistorial de Alcázar de San Juan con motivo del Día Internacional del Orgullo LGTB que, en 2019, se centra en las personas que hace 50 años iniciaron la lucha por la defensa de los derechos de este colectivo y que han sufrido la represión, violencia y discriminación por ser gays, lesbianas, bisexuales o transexuales. La asociación Plural LGTB ha sido la encargada, junto con las autoridades municipales, de desplegar la bandera.

El 28 de junio de 1969 se inició en Nueva York el movimiento de liberación homosexual, con los disturbios de Stonewall, manifestaciones espontáneas contra una redada policial realizada en este conocido pub neoyorkino. La comunidad LGTB luchó por primera vez contra un sistema represivo que perseguía a las personas no normativas.

Este es el origen del Día Internacional del Orgullo LGTB. En 2019, 50 años después, el colectivo ha querido recordar a esas personas mayores que pusieron la primera piedra para defender los derechos de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales, en favor de la autodeterminación de género.

El Ayuntamiento de Alcázar de San Juan se ha sumado un año más a esta reivindicación, apoyando a la asociación Plural LGTB y acompañándola en el despliegue de la bandera arcoíris en el balcón principal del edificio consistorial.

Jesús Muñoz, presidente de Plural LGTB, leyó el manifiesto, denunciando el retroceso que se está produciendo en la mentalidad de algunos sectores de la sociedad y que hace que “tengamos que gritar de nuevo que no es una enfermedad, que la autodeterminación de género es un derecho. Nos queremos libres para vivir nuestra afectividad, sexualidad o expresión de género como cada uno quiera, con dignidad”. En este mismo manifiesto se dedicó un recuerdo a las personas que históricamente han sufrido discriminación por este motivo, siendo agredidas fruto del odio, la violencia y la ignorancia “de un tiempo gris al que algunos quieren devolvernos”. En este sentido, el presidente de Plural LGTB expresó que “ni un paso atrás. Los derechos fundamentales y la dignidad de las personas son los ejes fundamentales para la construcción de una sociedad decente. No consentiremos un solo ataque más a nuestra dignidad, ni el retroceso en derechos. Seguiremos construyendo juntas, juntos y juntes un horizonte sin ningún tipo de discriminación”. Igualmente, en el manifiesto se pide la redacción de una Ley LGTBI, estatal y regional.

La alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, se sumó a este manifiesto y felicitó a la asociación por el trabajo que han desarrollado en estos años, “siendo capaces de visibilizar al colectivo no sólo en nuestra ciudad, sino en otros municipios de la comarca”. La primera edil destacó que Alcázar “es una ciudad abierta, viva, dinámica y diversa en la que cabemos todos y todas. Una ciudad a la vanguardia en la que sabemos convivir con respeto, aceptando la diferencia sin discriminación”. También apuntó que desde el Gobierno municipal se está trabajando en este sentido.