Otra de las cuestiones que generó mayor debate fue la propuesta de Alcaldía para la aprobación de un gasto plurianual para el arrendamiento de un vehículo para órganos de Gobierno a través de la fórmula ‘renting’. Gasto que supondría un total de 33.000 euros a lo largo de 5 años, con partidas anuales variables entre los 3.000 y 8.000 euros. La propuesta se llevó a Pleno con el fin de adquirir un nuevo coche, ya que el que hay en la actualidad en uso tiene 11 años, presenta fallos de motor y tiene más de 550.000 Km. y los técnicos municipales han recomendado su amortización.

El portavoz del grupo de Gobierno, Gonzalo Redondo, explicó que la fórmula del renting (que además del uso del vehículo incluye un seguro a todo riesgo, mantenimiento, cambio de ruedas y asistencia en carretera) permite sustituir el vehículo ajustándose al techo de gasto, ya que no hay disponibilidad presupuestaria para adquirir uno en propiedad.

IU consideró elevado este gasto y consideró que “es mejor esperarse a disponer de una partida para comprar uno en propiedad de media gama, que no supere los 20.000 euros y pueda usarse durante 10 años”.

Equo propuso valorar “otras fórmulas de financiación” e intentar arrendar un vehículo “híbrido”, después de valorar la “necesidad” de sustituir el que se utiliza en la actualidad para los desplazamientos del equipo de Gobierno.

Por su parte, el grupo popular -que también reconoció el mal estado del vehículo existente- valoró que “hay otras prioridades de inversión” antes de la adquisición o arrendamiento de uno nuevo y que la mejor opción “es reparar las averías” que pueda presentar.

La propuesta de gasto no fue aprobada, ya que todos los grupos de oposición votaron en contra, por lo que no se puede valorar este asunto al denegarse la posibilidad de proveer económicamente cualquier operación. La alcaldesa aseguró que “dejaremos de utilizar el coche y utilizaremos otros medios porque no pondremos en riesgo la vida de ningún trabajador”.