La directora del Instituto de la Mujer de Castilla La Mancha, Araceli Martínez, visitó acompañada de la alcaldesa de Alcázar de San Juan el centro infantil municipal ‘El Tobogán’ que, desde hace 25 años, gestiona una cooperativa integrada por mujeres que da trabajo a mujeres. Este hecho ha sido puesto en valor por la directora regional de la Mujer que aseguró que se trata de “todo un referente” en Castilla La Mancha del que esperan aprender y poder trasladar a otras localidades.

Araceli Martínez, directora del Instituto de la Mujer de Castilla La Mancha, acompañada por la directora en la provincia de Ciudad Real, Carmen Pimienta, la alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor y el concejal de Educación, Mariano Cuartero, visitó las nuevas instalaciones del centro infantil municipal ‘El Tobogán’, en la zona de Ciudad Jardín. Un edificio a la vanguardia de la educación infantil y gracias al cual se ha podido ampliar la oferta de plazas en la ciudad, pasando de 50 a 75, de las que actualmente están ocupadas 67.

“Este centro es una de las joyas de Alcázar de San Juan”, aseguró la alcaldesa, “no sólo porque esté gestionado por una cooperativa de mujeres que lleva 25 años haciéndose cargo de la gestión de la guardería municipal; sino porque el edificio estuvo cerrado los últimos cuatro años, sin que nadie excepto los vándalos se interesara por él, y gracias a que nos pusimos manos a la obra y al trabajo de estas mujeres que se hicieron cargo, manteniendo su empresa y generando empleo, hoy está a pleno rendimiento y podemos seguir apostando por una educación pública de calidad”.

La escuela lleva funcionando 25 años, aunque cambió de ubicación hace un par de años y siempre ha estado gestionada por esta cooperativa integrada por tres mujeres que, en la actualidad, dan trabajo a 9 personas a tiempo parcial. “Tenemos entre manos ahora un proyecto más difícil pero, con la ayuda del Ayuntamiento, lo estamos sacando adelante y seguimos apostando por la mujer y el autoempleo femenino”, comenta una de las socias, Conchi Carpio.

Por su parte, la directora del Instituto de la Mujer puso la empresa y la iniciativa de estas mujeres alcazareñas como ejemplo a seguir, asegurando que la visita a la ciudad está motivada para “aprender de esta experiencia, poco frecuente en Castilla La Mancha, y poderla trasladar a otros puntos de la comunidad”. Destacó que no sólo se trata de una empresa de mujeres que contrata a mujeres, contribuyendo a la reducción de la brecha salarial, sino que la actividad que desarrollan está directamente relacionada con la conciliación de la vida familiar y laboral y la “necesaria corresponsabilidad de hombres y mujeres en el cuidado de los hijos y la educación en igualdad desde la infancia”. Martínez recordó que para seguir avanzando en igualdad “es necesario que los movimientos feministas que se producen en la calle estén respaldados por las instituciones”; en esta dirección se encamina uno de los recursos existentes en la ciudad, con el que también colabora el Instituto de la mujer, como es el CUR (Centro de Urgencia para Mujeres Víctimas de Violencia de Género)