Con la apertura de las nuevas instalaciones del Punto de Encuentro Familiar Mancha Centro, Alcázar de San Juan recupera un servicio que se cerró en 2012 y que favorece los intercambios de menores tras la separación de sus progenitores, cuando esta ha sido traumática. La Consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, acompañó a la alcaldesa de Alcázar, Rosa Melchor, en la inauguración del PEF que atenderá un área comarcal con un radio de población de 300.000 habitantes. El recurso será atendido por 4 trabajadores especializados y terminará con la incómoda situación que suponían para muchos menores realizar los intercambios en la sede de la Policía Municipal.

El nuevo PEF inicia desde el miércoles, 1 de agosto, su actividad. Se encuentra ubicado en la calle Poetisa Prieto, 5 y cuenta con cuatro profesionales especializados; de los que tres son trabajadoras sociales y un psicólogo. Atenderá a un radio de población de 300.000 habitantes, al tratarse de un recurso interprovincial y las familias y menores serán derivados -conforme a protocolo- desde juzgados y direcciones provinciales de Bienestar Social de Ciudad Real, Toledo, Cuenca y Albacete. Las instalaciones disponen de cuatro salas de intercambio, un despacho y un salón de usos múltiples para ofrecer un espacio neutral a las familias que lo necesiten. El Punto de Encuentro Familiar Mancha Centro es el séptimo de la red castellano-manchega en la que se integran este tipo de recursos. La entidad sin ánimo de lucro ‘Colabora’ -dedicada a la protección de menores en la provincia de Ciudad Real- será la encargada de gestionarlo en colaboración con la Junta de Comunidades que destinará una inversión anual en torno a los 300.000 euros.

“Los Puntos de Encuentro Familiar de la región atienden a 750 familias. La previsión para 2018 es que se beneficien de este servicio en torno a 3000 personas, progenitores e hijos, para que con la ayuda de profesionales lleguen a entenderse, facilitando los intercambios y por medio de visitas supervisadas o entrevistas”, comentó la Consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez que subrayó que la reapertura de este servicio en Alcázar de San Juan “es una muestra más que el Gobierno Regional trabaja por el bienestar de las familias, por la reconstrucción de su calidad de vida”.

La Consejera recordó que Alcázar ya tuvo este recurso entre 2010 y 2012 y que cuando los gobiernos del PP lo cerraron se dejó sin asistencia, ni protección, a 50 familias de la comarca alcazareña. Desde entonces los intercambios de menores se han estado realizando en la sede de la Policía Municipal. “Diego Ortega y Cospedal se olvidaron de las necesidades de las familias y de ofrecer una atención adecuada a los menores”, apuntó la alcaldesa de Alcázar, Rosa Melchor, refiriéndose a los anteriores gestores de los gobiernos municipal y regional. “Agradezco el esfuerzo que ha venido realizando la Policía Local, su voluntad y su corazón; pero ellos no son los profesionales adecuados ni las dependencias policiales eran el mejor sitio para realizar los intercambios”. La primera edil agradeció la sensibilidad del Gobierno Autonómico y “que hayan entendido la importancia que tiene que este servicio vuelva a abrirse en Alcázar”.

Gregorio Fernández, gerente del PEF Mancha Centro agradeció la buena acogida que este servicio ha vuelto a tener por parte del Ayuntamiento alcazareño y su “generosidad” por luchar por un recurso que atenderá a población de toda la comarca. Aseguró que el trabajo que realizan los profesionales de los puntos de encuentro sirven para “minimizar los conflictos surgidos tras la separación y establecer dinámicas relacionales positivas que no afecten a los menores”.