El Servicio de Trabajo Social implanta protocolos de actuación para mejorar la atención socio-sanitaria

La intervención social en el ámbito sanitario integra el plan terapéutico elaborado por el equipo asistencial, las demandas del paciente y su entorno, los recursos sociales disponibles y los propios del paciente.

0

El Servicio de Trabajo Social de la Gerencia de Atención Integrada de Alcázar de San Juan, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha implantado una serie de protocolos de actuación que están permitiendo mejorar la calidad de la atención socio-sanitaria.

El Servicio de Trabajo Social lleva a cabo la recepción, orientación, tramitación, seguimiento y cierre de las demandas sociales requeridas, tanto por los profesionales sanitarios como por parte de los usuarios del Hospital.

Entre los protocolos consensuados e implantados por el Servicio de Trabajo Social de la Gerencia de Alcázar de San Juan se encuentran muchos relacionados con actuaciones estratégicas del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), como son: ‘Actuación ante el maltrato y situación de desprotección del menor’, ‘Protocolo para mujeres víctimas de violencia de género’, ‘Actuación ante renuncias al parto’, ‘Valoración dieta de acompañante’ y ‘Derivación a centros residenciales para personas con enfermedades físicas crónicas en situación de exclusión social’.

Desde que en el año 2011 el Servicio de Trabajo Social del Hospital Mancha Centro obtuviera el certificado internacional de calidad ISO 9000, concedido por la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR), se mantiene esta apuesta por la calidad asistencial. Una eficiente manera de trabajar que supone la mejor respuesta profesional a los problemas y necesidades que frecuentemente se plantean a nivel hospitalario, partiendo del análisis de las características de la población atendida.

La implantación de este nuevo modelo de organización y trabajo está mejorando la calidad, rapidez y eficacia de la atención a los pacientes y sus familias.

Hay que recordar que la intervención social en el ámbito sanitario integra el plan terapéutico elaborado por el equipo asistencial, las demandas del paciente y su entorno, los recursos sociales disponibles y los propios del paciente, respetando la libertad de autodeterminación de cada persona.

En definitiva, los trabajadores sociales aportan a la atención sanitaria la evaluación y el análisis de los factores sociales que inciden en la enfermedad y, en la medida de los posible, tratan de paliar los efectos sociales problemáticos que surgen de la misma, incidiendo en la inclusión de los aspectos sociales como parte habitual de la asistencia sanitaria.

Renuncias al parto

Para María del Mar García, trabajadora social del Hospital Mancha Centro y una de las impulsoras de estas iniciativas, todos los ámbitos de actuación son importantes pero en los últimos años “estamos incidiendo en casos de renuncia a recién nacidos por parte de sus madres. La entrega de bebés para la adopción es una decisión difícil y personal que puede obedecer a diversos motivos, entre ellos no poder asumir su cuidado”.

En ese sentido, el protocolo de ‘Actuación ante renuncias al parto’ ha construido una guía de intervención para los trabajadores sociales del Hospital que facilita su labor, sirve de soporte y orientación en su intervención con madres que renuncian a su bebé en el ámbito hospitalario, además de velar para que se garantice el derecho que todo niño tiene a desarrollarse en el seno de una familia que le procure los cuidados y atenciones que necesita y que no van a ser proporcionados por su familia biológica.

“No existe un perfil concreto porque las circunstancias son diversas. Han surgido casos de mujeres que renuncian al hijo porque ya tienen otros a los que atienden con tremendas dificultades y casos de inmigrantes en situación vulnerable por los problemas laborales, económicos y falta de soporte emocional”, explica María del Mar García.

Cuando una embarazada anuncia en el Hospital que va a renunciar a su bebé es informada por los trabajadores sociales del centro de los pasos a seguir en caso de que se mantenga en su idea y también de las alternativas para que pueda quedarse con el hijo.

“Nuestras emociones son complejas a la hora de enfrentarnos a estos casos en los cuales deprendes una fuerte empatía y a la vez comprensión por la decisión tomada”, admite la trabajadora social del Hospital de Alcázar de San Juan.

Precisamente este protocolo de actuación ante renuncias al parto ha servido de referente para elaborar otros similares en otros centros hospitalarios de la región.