Estilo nórdico en la decoración y sus imprescindibles

0

La decoración estilo nórdico es muy popular para espacios confortables y actuales. Aunque no es un estilo nuevo, ya que el mismo data del período de entreguerras mundiales. Comenzó a llamarse “Estilo nórdico” o “Estilo escandinavo” a partir de los años 1950 y se conoce así desde entonces. El mismo proviene de los países nórdicos, Noruega y Suecia, pero también Dinamarca. En los últimos tiempos, también se agrega Islandia y Finlandia. Los nórdicos crearon  un estilo funcional que fue evolucionando para ser también elegante y atractivo.

Es importante no confundir la decoración estilo nórdico con la decoración estilo minimalista. Aunque para algunos, detalles como el uso del blanco los hacen similares. El nórdico a diferencia del minismalista, no sacrifica los elementos decorativos al mínimo. El estilo escandinavo es exactamente el estilo nórdico, pero la confusión viene de su origen. Aunque el nórdico debe su nombre a los países nórdicos, incluye Dinamarca. Por eso quizá lo mejor era denominarlo Escandinavo. Pero esos países comparten las mismas condiciones naturales que demandan este estilo.

Cualidades del estilo nórdico

Si te gusta la decoración estilo nórdico, no necesariamente debes vivir en Escandinavia. Hoy es un estilo popular en cualquier región del mundo, hasta lugares cálidos como en  Australia se utiliza. Solamente necesitas el gusto por los espacios amplios y llenos de luz. Inspirado en los fríos paisajes nórdicos, este estilo se basa en la búsqueda del relax y la luminosidad.

Esto se logra con sus colores básicos, blanco, beige y gris. Y las notas de colorido del azul en tono grisáceo. Y ese anhelo de días de naturaleza de los nórdicos hace imperativo en este estilo, el disfrute de la naturaleza. Y la misma se hace notar en la madera de los muebles, las piedras decorativas, los acabados rústicos y muchas plantas.

Los espejos en el estilo nórdico

Algunos detalles imprescindibles de la decoración estilo nórdico para lograr su perfección, son los espejos. Estos reflejan la claridad de las paredes y la luz natural, así que inunda tus paredes de bellos espejos. También se recurre a las ventanas desnudas o con cortinas muy ligeras que hacen sentir el espacio más amplio y ventilado.

Los muebles imponen el toque de colorido a esos espacios totalmente blancos del estilo nórdico. No importa si vives en un lugar cálido, en algún momento llegan las bajas temperaturas. Y en ese caso, aprovechas otro detalle estrella del estilo nórdico, la chimenea. Esta provee calor y siempre nos inspira un sentimiento de calma y nostalgia. Si tienes una y vas a decorar estilo nórdico, aprovecha para convertirla en el detalle estelar de tu salón nórdico.

Detalles naturales en el estilo nórdico

Si las paredes son blancas al completo en el estilo nórdico también lo son los suelos.Pero no  pienses solo en el blanco, a esos suelos enteramente blancos, se agrega una alfombra. Y la alfombra debe ser de un color cálido que transmita esa sensación. La madera es esencial dentro de una decoración estilo nórdico, así que la misma se aprovecha en las mesas, sillas, detalles decorativo y tanto como se pueda. Igual se puede aprovechar la madera para zonas como el baño en pequeñas decoraciones.

Este es uno de los estilos más atractivos porque al mismo tiempo que amplia espacios, provee confort. A diferencia del minimalismo con el que suele confundirse, el estilo nórdico se decanta por los detalles. Pero eso no quiere decir que se llene de los mismos, deben tener utilidad. Porque otra de las premisas de este estilo, es que lo que se tiene en casa tiene utilidad. Si no la tiene entonces no es necesario.

El colorido en el estilo nórdico

El estilo nórdico es ecofriendly porque sus detalles aprovechan materiales respetuosos del medio ambiente. Elige muebles de acabado natural, materiales naturales y aspecto rústico. También aprecia la energía sostenible. En cuanto a materiales como el algodón y las fibras naturales son perfectas para la decoración estilo nórdico. El colorido de los estampados se utiliza en cojines, almohadones y en la cama del dormitorio. Las alfombras imponen el toque de color en el salón, así que en ella se aprovechan las notas de color.

Así que toma nota de lo que es imprescindible para lograr un estilo nórdico perfecto. Paredes en color blanco o colores neutros que reflejan mejor la luz natural, como los beige y los grises. Los colores vibrantes en detalles decorativos imprimen la ausencia de color de este estilo. Suelos de madera en color blanco que se repite en techos y paredes. Funcionalidad al máximo es una cualidad de este estilo, todo lo que hay en el salón y las estancias tiene una utilidad. Se quieren espacios muy amplios y relajantes y lo superfluo le resta estas cualidades.

Uso de textiles en el estilo nórdico

Total naturalidad en los materiales que se usan para lograr el estilo nórdico. Así que hay que elegir tejidos naturales como el algodón, el lino y el cáñamo. El cuero y las pieles también son muy utilizadas. Estos materiales además de atractivos y fundamentales del estilo, aportan calidez y confort. La decoración del salón y otras estancias aprovecha la belleza de la cerámica, la madera y el vidrio.

Teniendo en cuenta estos detalles imprescindibles logras un atractivo y funcional estilo nórdico. Ya sea que te decidas por renovar toda la casa en este estilo decorativo o crear estancias nórdicas. Porque el estilo nórdico igual funciona en el salón que la cocina o los dormitorios.