En la mañana del martes, 20 de junio, el presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García-Page, acompañado por la consejera de Economía y Empleo, firmaron en Toledo con sindicatos y patronal el acuerdo por el que se renueva el Plan Regional de Prevención de Riesgos Laborales, mucho más completo que el anterior y que abarcará cinco líneas de actuación para evitar accidentes y mejorar la salud laboral. Éstas son difusión y prevención en el ámbito social, prevención en la empresa, servicios de prevención externos, nuevas enfermedades y riesgos laborales y el papel de las Administraciones Públicas. Alcázar estuvo presente en el acto a través de la alcaldesa, Rosa Melchor, y la concejala de Seguridad Ciudadana, Amparo Bremard.

El nuevo acuerdo ha tenido en cuenta a todos los agentes sociales que intervienen en la prevención de riesgos accidentes laborales, desde los representantes de los trabajadores y de la patronal, pasando por las empresas especializadas en esta materia y en formación para la prevención, hasta las Administraciones Públicas. Se ha planificado con una visión a más largo plazo, a cinco años vista, y se plantea como objetivo trabajar en la “cultura de la prevención” para reducir la siniestrabilidad laboral que, en Castilla La Mancha, es bastante elevada, por encima del 20%.

El Plan de Prevención contempla un total de 148 medidas en torno a los cinco ejes principales. Las principal novedades -como explicó la consejera de Industria y Empleo, Carmen Franco- son la amplia participación social con la que se ha contado para desarrollarlo, la mejora de los mecanismos de coordinación y el carácter vivo y flexible del acuerdo. Destinada a este plan se contempla en los Presupuestos Regionales (si finalmente son aprobados) una partida de 26,6 millones de euros.

Los representantes regionales de CC.OO. y UGT, Paco de La Rosa y Carlos Pedrosa, se mostraron de acuerdo en que el nuevo documento triplica los supuestos y acciones del plan anterior. De La Rosa puso énfasis en la inclusión de la enfermedad laboral, especialmente las derivadas de la nueva sociedad tecnológica, destinando una parte del presupuesto para la investigación. Por su parte, el secretario regional de UGT coincidió en la “necesidad de crear conciencia social” al respecto del cumplimiento de la ley para evitar accidentes laborales.

Ángel Nicolás, presidente de CECAM, señaló que se ha realizado un “importante esfuerzo” en formación para la prevención “intentando llegar a todos los pueblos”, más teniendo en cuenta la enorme extensión de Castilla la Mancha y lo disperso que se encuentra el tejido empresarial. Un esfuerzo que consideró “sigue siendo muy necesario”.

Por su parte, García-Page, subrayó que se trata de “un buen acuerdo” y que invertir en prevención laboral es invertir en “mejorar la calidad del empleo en todos los sectores productivos y de servicios”. Insistió en que la firma con los agentes sociales “no es sólo una foto, porque tiene ocho meses de trabajo detrás y respaldo económico”. Igualmente destacó el importante papel que en cuestión de prevención de riesgos y salud laboral tienen las Administraciones Públicas.

El Ayuntamiento de Alcázar de San Juan, como el resto de los municipios de la región, ha trabajado en el diseño de este acuerdo.