La sede que tiene en Alcázar de San Juan el Colegio de Enfermería acoge entre el 19 y el 22 de noviembre esta acción formativa dirigida a profesionales sanitarios, organizada por la Dirección Provincial de Sanidad. Se trata de la segunda edición del curso “Intervención psicológica en situaciones críticas: urgencias, emergencias y catástrofes”, muy demandado por los profesionales y cuyo objetivo es dotarlos de las herramientas y recursos básicos que les permitan actuar y afrontar situaciones críticas de emergencia. La alcaldesa de Alcázar, Rosa Melchor, acompañada por el Director Provincial de Sanidad, Francisco José García y el presidente del Colegio de Enfermería de Ciudad Real, Carlos Tirado, fue la encargada de inaugurar este curso.

Alcázar ha vuelto a convertirse en centro sanitario de la región con la celebración de la segunda edición de este curso, dirigido a profesionales sanitarios del Servicio de Salud de Catilla La Mancha. Un curso, que fue todo un éxito en Ciudad Real capital la pasada primavera y, desde entonces, no ha dejado de demandarse por los propios profesionales. “Pensamos que es bueno descentralizar las actividades, porque en nuestra provincia hay tres áreas sanitarias. Alcázar es el Corazón de La Mancha y está muy bien situada”, comentó el Director Provincial de Sanidad, Francisco José García, en la inauguración del curso del que adelantó “seguiremos haciendo más ediciones si así nos lo demandan los profesionales”.

El curso “Intervención psicológica en situaciones críticas: urgencias, emergencias y catástrofes”, busca proporcional a los profesionales las herramientas psicológicas básicas para afrontar de forma efectiva este tipo de situaciones, además de dotarlos de recursos que les permitan identificar y valorar situaciones especialmente complejas y abordarlas con éxito. Se trata de una formación eminentemente práctica, por lo que las plazas son reducidas.

“Los profesionales sanitarios estamos muy habituados a atender situaciones de emergencia, pero también tenemos que prepararnos psicológicamente para afrontarlas, porque trabajar en situaciones de catástrofe es muy complicado y debemos estar listos para ofrecer el mejor servicio a los ciudadanos”, apuntó García.

Por su parte, Carlos Tirado, presidente del Colegio de Enfermería, mostró su satisfacción por poder celebrar este curso en las instalaciones de Alcázar, asegurando que el colegio se creó con el fin de ser “un colegio a la carta” y ofrecer la formación demandada por los profesionales.

La alcaldesa de Alcázar agradeció, igualmente, que Alcázar haya vuelto a ponerse en el mapa sanitario, “porque tenemos un área de influencia de 150.000 usuarios”. Igualmente consideró el acierto de celebrar este curso en la ciudad que, en 2007, vivió una situación de emergencia debida a una catástrofe climatológica, inundándose muchas zonas de la localidad. “Jamás hubiéramos pensado que esto podría producirse y todo el mundo reaccionó como se debía. Actualmente tenemos un Plan de Emergencia y celebramos una Mesa de Seguridad cada vez que celebramos un evento multitudinario. La coordinación entre los diferentes agentes que intervienen en situaciones de emergencia es muy buena. Por eso creo que esta formación es necesaria, aunque espero que los profesionales que participan en el curso nunca la tengan que poner en práctica en Alcázar”, apuntó la primera edil que deseó a los participantes que disfrutaran del aprendizaje.