El Complejo Lagunar de Alcázar de San Juan -que ahora cumple 20 años de su declaración como Reserva Natural- es uno de los recursos naturales más visitados de la ciudad. A tan sólo 400 metros del casco urbano, las tres lagunas que lo componen, “Las Yeguas”, “La Veguilla” y la del camino de Villafranca, cuentan con una importante riqueza de fauna y flora, especialmente en lo que aves protegidas se refiere. En su apuesta por poner en valor el patrimonio natural, el Ayuntamiento de Alcázar ha instalado un nuevo observatorio, completamente accesible, en la laguna de “La Veguilla”. También ha solicitado una subvención para cambiar el vallado de este espacio protegido.

La laguna de “La Veguilla” cuenta con un nuevo observatorio de aves, adaptado al entorno y totalmente accesible; con una rampa de entrada y la adaptación de una de las ventanas para que las personas con movilidad reducida, especialmente aquellas con silla de ruedas, puedan disfrutar de la contemplación de este paraje. “Igual que estamos haciendo en el resto de la ciudad, con los columpios de los parques infantiles, las calles o los edificios públicos; hemos tenido en cuenta criterios de accesibilidad para la instalación del observatorio”, explicó la alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, remarcando que la accesibilidad forma parte de “la estrategia de ciudad inclusiva y sostenible por la que estamos trabajando”. La inversión realizada en este nuevo elemento ha sido de 9.000 euros, “que no supone un alto coste si tenemos en cuenta todo lo que podemos ofrecer a los visitantes”.

Además del observatorio, se están realizando mejoras en otro entorno natural protegido, el de la Junta de los Ríos, y desde el Ayuntamiento se ha solicitado también una subvención para cambiar el vallado del complejo. “Además de Reserva Natural, el Complejo Lagunar está acogido a otras figuras como Zona Especial de Protección de Aves (Zepa), el Convenio Ramsar de Humedales, la Red Natura 2000 y la de Espacios Protegidos de Castilla La Mancha. Así que no sólo estamos dando facilidades para la observación del entorno y de aves protegidas -en “La Veguilla” podemos encontrar más de la mitad de especies existentes en toda la Península Ibérica- también tenemos la obligación de mantener las instalaciones y proteger el entorno”, señaló Melchor. Una obligación que hizo extensiva a toda la población.

La mejora de las instalaciones del Complejo Lagunar es, además, una apuesta por el turismo de naturaleza, ya que estos humedales pueden visitarse a lo largo de todo el año. El Turismo es un sector que en los últimos años se ha convertido en importante motor de desarrollo económico para Alcázar, en diferentes ámbitos: gastronómico, de eventos, turismo profesional y de congresos, cultural, enoturismo y también el turismo de naturaleza, por el que la alcaldesa de la ciudad aseguró se seguirá apostando.