Ayer martes, por la tarde tuvo lugar un pleno extraordinario para tratar un único tema,  iniciar el expediente de lesividad por la gestión mixta de Aguas de Alcázar. Tras la celebración del debate y desestimar las distintas alegaciones realizadas por el PP y Aqualia finalmente la propuesta fue aprobada con los votos a favor del PSOE e IU, mientras que EQUO se abstuvo y el PP votó en contra.

Tras el Dictamen del Consejo Consultivo de Castilla La Mancha que hablaba de anulabilidad del Pleno de adjudicación de Aguas de Alcázar, en base al incumplimiento de un reglamento local en el que se menciona que la gestión de este servicio debe hacerse de forma directa y con capital público; la Alcaldía presentó a Pleno en julio la propuesta de inicio de un expediente de lesividad por el cambio de gestión de la empresa de Aguas. Una propuesta que fue aprobada y contra la que PP y Aqualia presentaron alegaciones que fueron desestimadas en la tarde del martes, 9 de enero, en sesión extraordinaria, aprobando definitivamente la lesividad del Pleno de adjudicación de la gestión de Aguas del 24 de julio de 2014 y el inicio del expediente administrativo para denunciar esta situación.

PSOE e IU defendieron la lesividad a los intereses generales que se provocó con la “venta de aguas”, no sólo en base al reglamento de suministro de aguas, también en cuanto al precio por el que este servicio fue adjudicado al socio privado, muy por debajo de los fijados en procedimientos similares. La alcaldesa alcazareña aludió a la “coherencia” de PSOE e IU con este asunto y todos los relacionados con la remunicipalización de Aguas de Alcázar y deseó que “todos los concejales” a favor de la reversión de este servicio a manos públicas trabajaran “juntos en la misma dirección”, a pesar de la “diferencia de matices”. Un argumento que no fue tenido en cuenta por el grupo municipal de Equo que se abstuvo en la votación, después que la concejala socialista, Amparo Bremard, los acusara de “populistas” e “intolerantes” en relación a este tema “porque si no se hace lo que ustedes dicen, estamos equivocados. La vía rápida para remunicipalizar Aguas no es posible, así que vean la realidad y siéntense a trabajar con nosotros para devolver el servicio a los ciudadanos”.

Por su parte Juan Garrido, portavoz de Equo, aseguró que la abstención es un modo de “mostrar el desacuerdo” de su grupo con el proceder el PSOE y “no obstaculizar” el proceso remunicipalizador; aun estando de acuerdo con la lesividad que supuso para Alcázar la privatización de servicio de Aguas.

Una lesividad que no reconoció el PP que se aferró al argumento de la deuda de Aguas de Alcázar que llevó a la empresa a la “quiebra técnica” y que obligó a “buscar una solución” que culminó con la actual gestión mixta. Quiebra que el resto de grupos municipales desmintieron, asegurando que “fue provocada” por este partido y su socio de Gobierno para “regalar” la gestión del servicio y obtener una liquidez que, en esos momentos, no tenía el Ayuntamiento. Igualmente, los concejales populares Eduardo García Villajos y Diego Ortega argumentaron que la “única lesividad a los intereses generales” que puede producirse es la remunicipalización del servicio que, según sus cálculos, puede suponer el desembolso de 24 millones de euros; algo que aseguraron “conoce” el actual Gobierno, motivo por el que “están frenando” el proceso de reversión. “El Agua les dio el Gobierno y el Agua se lo va a quitar”, exhortó Diego Ortega a la alcaldesa alcazareña.

El PSOE recordó que fueron PP y CxA quienes “regalaron” Aguas de Alcázar y los causantes que el actual Gobierno tenga que llevar este tipo de cuestiones a Pleno; “cuando la empresa era y es viable en manos públicas”.