Aunque no fue el último escenario de verano, la actuación que ofreció en la Plaza de Toros el pasado jueves, 29 de agosto, el cantautor Luis Pastor se convirtió en el cierre de oro de la programación cultural estival de Alcázar de San Juan. Con el sello poético y reivindicativo que lo caracteriza, apeló a la necesidad de tener memoria y que los más jóvenes conozcan la historia más reciente de España “para no frivolizar en torno a dictadura y democracia, porque no tienen nada que ver”.

La alcaldesa alcazareña, que se acercó a disfrutar de este escenario junto con la concejala de Turismo, Bárbara Sánchez Mateos, puso en valor la importancia que concede la ciudad a la educación y a la cultura y recordó que la Democracia “con mayúsculas” es “el único modo que tenemos de cambiar el mundo quienes no tenemos dinero o un apellido notable”.

Los 40 años democráticos en España han servido para avanzar social y económicamente; sin embargo, la lucha que muchos jóvenes de la transición llevaron a cabo para transformar la realidad política y avanzar en la defensa de derechos y libertades parece haberse diluido por la falta de memoria histórica. Esta es la percepción que tiene de la realidad actual el cantautor Luis Pastor y que trasladó al público que se acercó a disfrutar de su espectáculo en la noche del pasado 29 de agosto. “En las escuelas e institutos no se estudia ni la república, ni la guerra civil, ni el franquismo, ni la transición. Sólo enseñan historia antigua. Esto ha dado lugar a una generación desmemoriada que frivoliza en torno a la democracia y la dictadura, cuando no tienen nada que ver”.

Con esta reflexión comenzó un concierto íntimo en el que la música, la poesía y la reivindicación social fueron de la mano, en perfecta armonía y entrelazas con las vivencias y pensamientos propios del cantautor extremeño. “Yo fui un niño de los 50 que, como millones de españoles, éramos emigrantes, campesinos y pobres. Aunque en cuarenta años hemos avanzado mucho en la vida y en la economía, hemos evolucionado; quizá nos hemos acomodado y hemos dejado atrás la memoria, los valores y las señas de identidad que dieron sentido a una generación por más de una década”. Pastor recordó que los jóvenes obreros vivieron por unos “sueños, utopías e ilusiones” que generaron un espíritu de lucha colectiva generoso y solidario, muy ligado a la cultura, el pensamiento crítico y la movilización social, “que logró cambiar el mundo. Este es un regalo que se ha olvidado. La desmemoria hace que haya quienes se aprovechen demagógicamente esta circunstancia para confundir”. El cantautor agradeció al Ayuntamiento de Alcázar su interés por crear espacios para la cultura.

La alcaldesa de Alcázar, Rosa Melchor, compartió con Luis Pastor esta reflexión, apuntando que “uno de los mayores errores que hemos cometido en estos 40 años de democracia es que no hemos sido capaces de explicar a los más jóvenes de dónde venimos, lo que ha costado conseguir lo que tenemos. Me duele muchísimo cuando escucho a los jóvenes atacar la democracia. Esto es fruto de la desinformación y la falta de conocimiento. El único modo que tenemos de cambiar el mundo quienes no tenemos dinero o un apellido notable es la Democracia con mayúsculas”.

La primera edil destacó el papel fundamental que tienen la educación y la cultura para conseguir que no se pierda ni la memoria histórica, ni las señas de identidad. “La cultura y la educación son fundamentales para nosotros y para las políticas del equipo de Gobierno. Tanto es así que a lo largo de los dos meses de verano se han programado 28 escenarios en espacios singulares, en los que la música, el teatro, la cultura y las tradiciones se combinan con nuestro patrimonio para que vecinos y vecinas disfruten de esta época y ‘tomen el fresco’ de otro modo”.