El andén número 1 de la estación alcazareña -junto a la antigua fonda- ha sido el sitio elegido para conmemorar,aquellos pasajeros ilustres, que en algún momento, han pasado por la estación de Alcázar de San Juan. 

Una placa conmemorativa en la que puede leerse “Aquí estuvo Miguel Hernández”,  fue inaugurada en la tarde de ayer, junto a una pequeña reseña relatando los cuatro viajes documentados del poeta que le trajeron hasta tierras alcazareñas. 

El Gobierno municipal quiere poner en valor la historia ferroviaria de Alcázar de San Juan, seña de identidad indiscutible de la ciudad. Lo harán mediante la restauración de la antigua fonda de la estación para convertirla en centro de atención a visitantes y con la conformación de un pequeño museo gráfico, en el mismo andén, en el que aparezcan placas conmemorativas de viajeros ilustres que tuvieron relación con la ciudad gracias al ferrocarril.

El primero de estos viajeros en tener su placa ha sido el poeta Miguel Hernández, aprovechando que se conmemoran los 75 años de su muerte. La primera edil considera que poner en valor la historia ferroviaria de Alcázar de este modo es “un atractivo turístico más” que se suma a la amplia oferta que ofrece la ciudad a los visitantes. Un atractivo que une la historia ferroviaria del municipio con la cultura y que tiene tintes “románticos” ya que a través de estos personajes ilustres se quiere reconocer a los innumerables hombres y mujeres anónimos que, a lo largo del tiempo, han pasado por la estación alcazareña y unido sus recuerdos y vivencias a la historia de la ciudad.

Con Hernández se ha inaugurado lo que la alcaldesa calificó como “un museo vivo” y, detrás de él, vendrán otros personajes ilustres de la cultura internacional, aprovechando conmemoraciones relacionadas con su biografía y la historia de Alcázar. La próxima placa prevista es la de Hans Christian Andersen.