Tras las vacaciones de Semana Santa, el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan acogió el Pleno ordinario correspondiente al mes de marzo en la tarde del martes, 3 de abril. Una sesión en la que se aprobó por unanimidad solicitar a la Consejería de Bienestar Social la ubicación en Alcázar de uno de los tres equipos técnicos de valoración de la discapacidad que operan en la provincia y que, en la actualidad, se encuentran en Ciudad Real capital. El concejal del Ciclo Hidráulico, Javier Ortega -tras desestimarse la urgencia de Equo al respecto de la encuesta que está realizando la empresa Aguas de Alcázar- explicó que ésta se había paralizado, a instancias del equipo de Gobierno, tras el ruego presentado en el último Consejo de Administración de la citada empresa.

El Ayuntamiento de Alcázar de San Juan solicitará a la Junta la ubicación en la ciudad de uno de los tres equipos técnicos de valoración de la discapacidad que operan en la provincia y que, desde hace años, se encuentran en Ciudad Real capital. Una medida que facilitaría las gestiones para la valoración del grado de discapacidad necesaria para solicitar ayudas y prestaciones de numerosas personas de la comarca, dentro del área de influencia Mancha Centro que da cobertura a un total de 200.000 habitantes. Un recurso que vendría a sumarse a los ya existentes en la ciudad dedicados a la atención de las personas con discapacidad, en la que Alcázar es referente.

Desde el equipo de Gobierno, la concejala de Bienestar Social, Patricia Benito, explicó que desde el comienzo de la legislatura se han mantenido conversaciones con la Consejera del área, Aurelia Sánchez, para conseguir que uno de estos equipos se ubique en la ciudad. La edil expuso que la mayor dificultad radica en el desplazamiento de profesionales, que debe ser voluntario (cada equipo está atendido por un médico, un psicólogo y un trabajador social). No obstante, mostró el apoyo del grupo socialista a esta moción que contribuye a la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad y de sus familiares, evitando largos desplazamientos y que está en la línea del trabajo que su grupo viene desarrollando desde el gobierno.

El portavoz del grupo municipal Equo -que presentó la moción- destacó la necesidad de ubicar este servicio en Alcázar, como cabecera de comarca, para evitar desplazamientos de más de 100 Km. a ciudades como Ciudad Real, Toledo, Albacete o Talavera de la Reina. Igualmente, en su propuesta recogieron la colaboración del Ayuntamiento con la Administración Regional para proporcionar un espacio para la realización de valoraciones.

El grupo popular e IU también apoyaron la moción. El primero por considerar que recoge la demanda de usuarios y familiares y, el segundo, porque además de redundar en calidad de vida para las personas con discapacidad significaría la creación de puestos de trabajo.

Encuesta de Aguas

Otro de los asuntos que salió a relucir en el Pleno fue la encuesta de satisfacción que la empresa de Aguas de Alcázar comenzó, en las pasadas semanas, a realizar a los usuarios de este servicio y cuya suspensión intentó pedir Equo por medio de una moción, cuya urgencia fue desestimada, entre otras cosas, porque en el último Consejo de Administración de la empresa -celebrado el pasado 23 de marzo- ya se acordó la paralización de la misma, a instancias de un ruego de la alcaldesa de Alcázar y del concejal del Ciclo Hidráulico, Javier Ortega.

Fue éste quien explicó que desde el Ayuntamiento no se tenía conocimiento de la contratación de una empresa especializada, ni de los ítems de la encuesta, hasta que ésta empezó a realizarse a los vecinos; y que tampoco se ha aprobado en ninguna de las comisiones u órganos relacionados con la gestión del ciclo hidráulico y el seguimiento de la gestión de la empresa mixta.

“En el ruego que presentamos en el Consejo de Aguas preguntamos de quién había partido la decisión, tanto de contratar a la empresa encuestadora como de la selección de los ítems, y fue el gerente el que asumió esta responsabilidad”. En esta misma reunión se acordó paralizar la realización de la encuesta que Ortega calificó de “vergonzosa, manipuladora y tendenciosa”; especialmente en cuanto a las preguntas que hacen referencia al tipo de gestión y relativas a la remunicipalización, que se alejan de una encuesta al uso sobre la satisfacción del servicio prestado por Aguas de Alcázar.

Vídeo del Pleno de Alcázar del 3 de abril