Sobre las seis de la tarde del miércoles 8 de julio saltaba la alarma sanitaria en la estación de ferrocarril de Alcázar de San Juan.

Afortunadamente era una falsa alarma, pero también una demostración de que los protocolos de seguridad sanitaria funciona, aunque el riesgo sea mínimo.