Inolvidable es la visita a Burdeos, conocida como “La perla de Aquitania” y también como “La bella durmiente”. Esta ciudad en el sur de Francia, tiene un legado monumental muy atractivo y es famosa por sus viñedos. Se encuentra en la Nueva Aquitania en la prefectura de Gironda, y posee un clima oceánico muy agradable. Es muy fácil llegar a Burdeos desde varias ciudades de Francia y resto de Europa.

El Aeropuerto Burdeos-Mérignac se encuentra distante de Burdeos apenas 10 kms, en la ciudad de Mérignac. No es complicado armar una visita a Burdeos si te gusta el mar, porque está ubicada en la costa atlántica y su clima es muy agradable. Distante 500 kms de París, 220 kms de Toulouse, 200 kms de San Sebastián, 172 de Pau y 170 de Biarritz. El río Garona hace su recorrido por la ciudad y siendo un destino portuario, su paisaje está lleno de barcos. Es famoso en la zona, el puente de Aquitania, el último sobre el Garona.

Qué conocer en Burdeos

Como podrás comprobar durante tu visita a Burdeos, la ciudad con una dilatada historia es también una ciudad muy moderna. Puedes moverte en coche, en su eficiente sistema de tranvía o en bicicletas compartidas. Un sistema único en Burdeos, con 139 estaciones, muchas de ellas en el centro de la ciudad. El primer domingo de cada mes, se celebra el “Domingo de Bordeaux” que es un día sin coche.

En una visita a Burdeos puedes disfrutar de sus magníficos museos. El Museo de Bellas Artes de Burdeos con colecciones maravillosas de arte del siglo XIX y XX. El Museo de Aquitania que posee colecciones sobre historia, arqueología y etnografía regionales de la larga historia de la ciudad. En el Museo de Artes Decorativas se encuentran colecciones de vidriado, cerámica, miniaturas, etc. Puedes también visitar en el Parque de Burdeos, el Museo de Historia Natural.

Además de estos también existen, el Centro de Artes Contemporáneas de Burdeos, el Museo Nacional de Aduanas, el Centro nacional Jean Moulin, el Museo de Etnografía de la Universidad de Burdeos, el Museo de los Compagnons, el Museo del Vino, el Museo Goupil, el Museo de Telecomunicaciones y el Museo del Mar y la Marina.

Conoce el Centro Histórico de Burdeos


De gran interés el legado histórico de Burdeos, que la hace uno de los destinos más interesantes en Francia. Obligada visita es el casco antiguo de la ciudad de Burdeos, llamado popularmente, El Puerto de la Luna de Burdeos. Este forma parte desde el 2007 del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Se encuentra entre el Garona y los muelles de Bacalan y Paludate. Conformado por 1,810 hectáreas, conocerás entre otros, la plaza de Quinconces, el paseo de Chapeau-Rouge, la Gran Campana y la torre Saint-Michel.

Pero Burdeos es mucha historia y de consiguiente mucho que conocer. La catedral de San Andrés data del siglo XI. El Gran Teatro de Burdeos que se considera el más importante de Francia, es una impresionante construcción que a todos deja admirados. El Monumento a los Girondinos del siglo XIX. El Palais Rohan donde se encuentra el ayuntamiento de Burdeos. La concurrida Plaza Real cerca de la cual también se puede conocer el Palais de la Bourse y el hotel de Fermes.

Majestuosa te parecerá la Basilica de Saint Michel que fue construida entre los siglos XIV y XVI que está considerada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. No menos hermosa e interesante la Basilica de San Severino que se encuentra en la Plaza de los Mártires y que data del siglo VI.

Disfruta el vino de Burdeos


Pero además de su tradición histórica y monumental,  Burdeos es famosa por sus vinos. Nada menos que 117.514 hectáreas son viñedos. Parte de su gran atractivo es su Festival del Vino y también las visitas guiadas por las zonas de los viñedos. También debes conocer el Museo del Vino y el Negocio de Burdeos donde suelen hacerse catas de vinos.  También se puede hacer un recorrido en barco por el río Garona que te permitirá maravillarse con los paisajes de esta región.

Gastronomía de Burdeos

Pero además de disfrutar de los más ricos vinos del mundo, en Burdeos hay también deliciosa gastronomía. Abundan los platos típicos como la ensalada landaise que se prepara con magret de pato, verduras y mollejas. La poule au pot, que es un rico pollo con legumbres. El Royans que son sardinas frescas, el Salmi de palombe que es un guiso de carne y picatostes de ajo. Y muchos más muy deliciosos y representativos de la cocina de Burdeos.

Y si eres de los que gustan de los postres, luego de probarlos no olvidarás,  los deliciosos canelé que son bizcochos de huevos, azúcar, leche, mantequilla y harina. Que se perfuman con ron y vainilla.


Así que una estancia corta o larga en Burdeos será realmente fantástica. Porque hay muchas cosas por ver y conocer que el tiempo parecerá no alcanzar. Divertida y moderna, histórica y romántica, Burdeos es de las ciudades más bonitas de Europa.