Rubén Alfaro, alcalde de la ciudad alicantina de Elda, disfrutó junto a los alcazareños de las fiestas de San Juan, comandando en el desfile principal de los Moros y Cristianos a su comparsa ‘Estudiantes’. Antes, pasó por la sede de la asociación Al-Kasar, donde fue recibido por alcaldesa, concejales y delegada provincial de la Junta.

Son muchas cosas las que unen Alcázar de San Juan y Elda, pero principalmente dos: las fiestas de Moros y Cristianos y el ferrocarril. Así lo puso de manifiesto el primer edil de la ciudad alicantina, Rubén Alfaro, en el mensaje que dejó escrito en el libro de honor del Ayuntamiento alcazareño que se desplazó hasta la sede de la asociación Al-Kasar donde fue recibido por alcaldesa, concejales y delegada de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, que también han participado este año en el desfile festero.

La visita del alcalde con su comparsa, ‘Estudiantes’, es el primer paso para el hermanamiento entre las dos ciudades que llevan años colaborando mutuamente en el desarrollo de las fiestas de Moros y Cristianos de ambas ciudades. Un hermanamiento que la alcaldesa de Alcázar considera que servirá para potenciar aún más las fiestas de San Juan, declaradas de Interés Turístico Regional y junto al Carnaval seña de identidad de la ciudad.

El alcalde levantino consideró que las fiestas son importantes para los pueblos “porque enraízan su identidad” y es una forma más de “participar de la cultura y de la sociedad”. Igualmente consideró la importancia de “potenciar el turismo de interior” que es uno más de los objetivos del hermanamiento entre Elda y Alcázar de San Juan. Dos ciudades que recordó llevan unidas, históricamente, más de 150 años por el ferrocarril. “Muchos mayores de Elda recuerdan eso trasbordos que hacían en Alcázar cuando iban hacia Andalucía y tienen muy buen recuerdo”. Alfaro cree que el hermanamiento servirá para “recuperar el conocimiento mutuo y el acercamiento” entre las dos ciudades y establecer diferentes vías de colaboración entre ambos municipios.