Guardar la ropa de verano es una tarea que debes asumir rápidamente. Pronto nos vemos con las exigencias de la temporada y vamos dejando de lado guardar todo. Es importante destinar tiempo a guardar la ropa para que todo quede perfecto. Y cuando en la próxima temporada retomemos nuestra ropa veraniega, esté como nueva. Para ello debes tener en cuenta que la ropa debe estar bien protegida y que debemos guardarla en las mejores condiciones.

Cómo guardar la ropa de verano paso a paso

Cuando nos entregamos a la tarea de guardar la ropa de verano, debemos disponer de suficiente tiempo. No lo hagas a la ligera porque las prisas siempre nos complican. Esto hará que luego nos veamos con ropa que estará manchada o se habrá arruinado durante los meses del invierno. Elige un día que no tengas que ir al trabajo o a la universidad. Será más fácil si dispones de un día sin distracciones. Es importante reparar de una vez la ropa antes de guardar. Así que si faltan botones o hay que hacer el dobladillo mejor hacerlo de una vez.

Prepara todo lo que necesitas para guardar la ropa en un lugar donde esté a mano pero no sea obstáculo. Lo primero es organizar la ropa que realmente necesitamos guardar. Para ello debemos hacer una selección. Hay ropa que podrás reciclar al otoño y debes dejarla en un lugar donde si apetece usarla sea fácil de encontrar. Luego hay que separar la ropa que ya no usaremos y pensamos donar o regalar. Esta debemos colocarla en una bolsa plástica y apartar para enviarla a donde se haya decidido.

Aspectos importantes al guardar la ropa de verano

Cuando vamos a guardar la ropa, como hemos dicho, debe estar perfecta. Esto es que primero, debemos lavar toda la ropa y planchar lo que haga falta. Hay que lavar para evitar que la ropa retenga aromas de perfume o desodorante. Ya que estas mancharán la ropa cuando permanezca guardada. Para guardar la ropa hay que colocarla en paquetes de sellado al vacío, esto evitará que pierda forma o sufra por insectos.

Los zapatos que vamos a guardar debemos limpiarlos a conciencia. Pasar un paño húmedo suave sobre las suelas que estén sucias. Limpiar la parte superior y cuidar que no tengan humedad. Luego los rellenamos con papel de seda para que no pierdan forma. Y los debemos guardar colocados en cajas de plástico. También y es importante, deben guardarse con algunas bolsitas de antihumedad para evitar que se dañen.

Guardar los enseres de casa como manteles y vajillas

Cuando guardamos los manteles y vajillas debemos ser muy cuidadosos. Los manteles se guardan en bolsas o cajas de plástico. Hay que colocar  anti humedad. En cuanto a la vajilla suele guardarse en bolsas de algodón o muselina. Para evitar el daño de insectos lo mejor es colocar algunas piezas de naftalina. Aunque si es por aroma se puede usar repelente de cedro o lavanda. Este último además aromatiza. La vajilla es mejor guardarla encima del armario o debajo de la cama.

La ropa cuando ya esté preparada se guarda en un espacio del dormitorio. La creencia de que se conservará mejor en áticos u otros lugares oscuros y asilados de casa, es errónea. En dichos lugares se dañará y corre riesgo que no te des cuenta del daño. Lo mejor es apartar un estante del armario o la parte superior para guardar la ropa de temporada. Así que cuando la vuelvas a sacar puedas usar el mismo espacio para la ropa de invierno. Por demás, bien ordenada y guardada la ropa y demás detalles apenas ocuparán espacio.


Para guardar los trajes de baño, hay que asegurarse de que estén completamente secos. Revisar costuras y otros para cerciorarse que no hay rastros de arena. Reparar lo que tengan dañado y guardar dando su forma en la misma forma que resto de la ropa. Si vamos a guardar cortinas, lo mejor es guardarlas en bolsas de algodón, como suelen ser grandes, hay que doblar bien.

Estos consejos estupendos para guardar la ropa de verano funcionan lo mismo para cuando guardes la de invierno. Se sabe que usamos más ropa en verano, contra lo que pudiera pensarse por las altas temperaturas. Es tiempo de vacaciones y hay que guardar una variedad de cosas. Si tenemos piscinas para niños y juguetes, así como otros detalles, 21guardar en cajas de plástico. Cuidar de que no se cree humedad y colocar en un rincón alejado por cuanto estos se conservan mejor en cualquier lugar.

¿Lista para emprender la tarea de guardado de tu ropa de verano? Ahora ya sabes qué tiempo y organización son fundamentales para guardar bien y que se conserve bien. Lo mejor es pensar que esa ropa volverá a triunfar la próxima temporada y debe lucir bien. Eso nos motivará a cuidar de guardar en perfectas condiciones y en el lugar adecuado para ello. Y siempre estará perfecta cuando la necesitemos.