Como cada Navidad, Cruz Roja sale a la calle en Alcázar de San Juan, en el conocido como Día de la Banderita, para recaudar fondos que irán destinados a los diferentes y numerosos proyectos que desarrolla en la ciudad.

Cerca de un centenar de voluntarios y colaboradores, repartidos en más de cincuenta puntos por toda la ciudad, piden sus donativos este lunes, 17 de diciembre. La alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, acompañada por algunos miembros de su equipo de Gobierno, también participó en la cuestación.

El Día de la Banderita es una de las acciones anuales que lleva a cabo Cruz Roja en la ciudad de Alcázar de San Juan para recaudar fondos. Una cuestación con la que vecinos y vecinas de la ciudad se vuelcan, en las fechas próximas a Navidad, tanto para acompañar a la organización en los diferentes puntos repartidos por toda la localidad, como realizando sus donativos.

En 2018, casi un centenar de voluntarios y colaboradores -entre ellos diferentes asociaciones y colectivos de la ciudad- han colaborado este año con Cruz Roja en los más de cincuenta puntos de cuestación situados en la calle Emilio Castelar, Plaza de España, mercadillo, Hospital Mancha Centro y centros de salud, así como en Carrefour y diferentes establecimientos comerciales.

La alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, acompañada por algunos de los concejales del equipo de Gobierno, también se acercó por el puesto ubicado en la Plaza de España, cumpliendo con la tradición.

“El Día de la Banderita es un clásico en la ciudad a la que ningún año faltamos vecinas y vecinos”, apuntó, al tiempo que destacó la colaboración en corresponsabilidad de Cruz Roja desde hace muchos años, un ejemplo que ha cundido con otras organizaciones y asociaciones locales. “Todos los colectivos de Alcázar aportan y ofrecen su colaboración para mejorar el dinamismo y la actividad de la ciudad. En el caso de Cruz Roja, gracias a su colaboración podemos llegar a numerosos colectivos de especial vulnerabilidad que, de otro modo, no podríamos atender”.

La alcaldesa recordó el último programa -de los ocho que desarrolla la organización en colaboración con el Consistorio- incorporado recientemente. Un programa dirigido al acompañamiento de personas mayores que viven solas, aportándoles apoyo emocional.

“Cruz Roja lleva en la ciudad más de un siglo y ha sabido evolucionar y adaptarse a los tiempos. En nuestra ciudad son todo un ejemplo y, cuando algo funciona, hay que apoyarlo para que puedan seguir trabajando como lo vienen haciendo hasta ahora”.

Gracias al Día de la Banderita Cruz Roja recauda todos los años una importante cantidad (entre 2.000 y 3.000 euros) que se destina en exclusiva a la acción local.