Toledo, 16 de noviembre de 2017.- El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha subrayado hoy que el proyecto de Presupuestos Generales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para 2018 es solidario, social, emprendedor y solvente y se caracteriza por continuar con los avances dirigidos a la reconstrucción de Castilla-La Mancha, permitiendo avanzar en la senda del progreso social y económico.
 
Ruiz Molina ha hecho esta afirmación durante su intervención en el pleno de las Cortes regionales de hoy, en el que ha sido rechazada la enmienda a la totalidad presentada al proyecto de Ley de Presupuestos para el próximo año, con lo que continúa su tramitación parlamentaria.
 
El titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha resaltado que es un presupuesto solidario porque piensa en la gente que más necesita el apoyo de los poderes públicos y social porque apuesta por recuperar los servicios públicos fundamentales.
 
Además, ha continuado Ruiz Molina, es emprendedor, al seguir promoviendo las condiciones necesarias para que haya más inversión empresarial en la región y se pueda crear más riqueza y empleo, y solvente, en la medida en que continúa manteniendo el rigor y el control de las finanzas públicas, lo que permite pagar cada vez más rápido a los proveedores.
 
“La meta de este proyecto de presupuestos es, por tanto, seguir reconstruyendo Castilla-La Mancha y sentando las bases para que los castellano-manchegos tengan un futuro cada vez mejor”, ha añadido Ruiz Molina.
 
En este sentido, ha recordado que tras la aprobación de estas cuentas regionales, en los tres primeros años de la legislatura se podrán destinar 814 millones de euros adicionales, es decir, el 80 por ciento de los nuevos recursos, a alcanzar el objetivo común que une al Gobierno de Emiliano García-Page y al conjunto de la ciudadanía, que es la reconstrucción de Castilla-La Mancha.
 
Así, los presupuestos para el próximo ejercicio conforman la tercera anualidad del plan de recuperación social y económica puesto en marcha al inicio de la legislatura para reconstruir la región y que se caracteriza por cumplir los compromisos que el Gobierno regional ha adquirido.
 
A continuación, Ruiz Molina ha resaltado que es importante tener en cuenta el escenario macroeconómico en el que se desarrollarán estos presupuestos, un contexto en el que se prevé que la economía de la región crezca, al menos, lo mismo que la media nacional.
 
En ese crecimiento, ha continuado, el Gobierno de Castilla-La Mancha es “un agente colaborador necesario por la política económica y presupuestaria que está llevando a cabo desde hace 28 meses y que facilita el camino para que los inversores, los que arriesgan su dinero para crear empresas y empleo, confíen en la región como lugar apropiado para invertir su dinero”.
 
Así, tras iniciar la legislatura con una tasa de paro altísima, un 27 por ciento, casi 5 puntos por encima de la media nacional, se ha colaborado desde el Ejecutivo para conseguir que en solo dos años de gestión la tasa baje más de ocho puntos, hasta los niveles de 2009, y se reduzca a la mitad la diferencia con la media nacional.
 
Desde que gobierna Emiliano García-Page, en Castilla-La Mancha hay 71.500 puestos de trabajo más, 85.600 personas desempleadas menos y 29.000 hogares menos con todos sus miembros activos en paro.
 
Aun así todavía hay mucha gente con dificultades para llegar a fin de mes o personas sin capacidad para afrontar gastos imprevistos y “es precisamente a esos ciudadanos, los que más necesitan el apoyo de los poderes públicos para atender sus necesidades básicas y que no se queden arrinconados en la cuneta social, a los que van dirigidos principalmente los presupuestos que cada año elabora el Gobierno de García-Page”, ha destacado Ruiz Molina.
 
El presupuesto no financiero crece un 2,7 por ciento, hasta los 7.609,7 millones de euros
 
Sobre los presupuestos para el próximo año, el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas ha recordado que ascienden a 9.219,1 millones de euros, lo que supone, en términos relativos, un crecimiento del 3,1 por ciento con respecto al presupuesto inicial de 2017 y, en términos absolutos, 278,1 millones de euros más. El presupuesto no financiero crece un 2,7 por ciento, hasta los 7.609,7 millones de euros.
 
Estas cuentas regionales promueven, con sus medidas de apoyo a la inversión y al emprendimiento, el crecimiento económico de la región para crear riqueza y, a la vez, redistribuye una parte importante de esa riqueza, potenciando el gasto social.
 
Ruiz Molina ha explicado que el Gobierno de García-Page destinará en sus tres primeros años de legislatura un total de 697,3 millones de euros adicionales a la reconstrucción del Estado del Bienestar, es decir, un 15,5 por ciento más que en el último presupuesto elaborado por el anterior Ejecutivo regional.
 
A la inversión económica, el otro gran pilar del presupuesto, tras la aprobación de las terceras cuentas regionales de García-Page se habrán destinado 116,9 millones más para crear riqueza y empleo en Castilla-La Mancha, un 43,4 por ciento más.
 
En cuanto a las infraestructuras, Ruiz Molina ha subrayado que en el proyecto de Presupuestos de 2018 la partida destinada a inversiones reales asciende a 196 millones de euros, lo que supone un crecimiento respecto a 2017 del 12,2 por ciento, que es la mayor subida de todos los capítulos presupuestarios y más de tres veces de lo que lo hace el presupuesto no financiero.
 
De ese montante total, 90,5 millones, el 46 por ciento, se destinan a infraestructuras de carácter social, con una variación respecto al presupuesto de 2017 del 17,5 por ciento.
 
Unas inversiones que permitirán tener en marcha el año que viene 60 actuaciones del plan de infraestructuras educativas, entre ellas, la eliminación de aulas prefabricadas en los centros escolares; avanzar en la construcción y reforma de centros sanitarios o abrir más recursos y servicios para personas mayores o con discapacidad.
 
En resumen, ha añadido Ruiz Molina, con los presupuestos de 2018 se destinarán cada día 14,2 millones para el Estado del Bienestar; 5,6 millones para el desarrollo económico y la creación de empleo y 1,7 millones, a inversiones.
 
En 2018 por segundo año consecutivo no se incrementa la presión fiscal
 
Además, el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas ha resaltado que el Gobierno pretende cumplir su compromiso de compatibilizar la recuperación económica y social de la región con el rigor de las finanzas públicas y, todo ello, sin incrementar la presión fiscal, ya que en 2018 se sigue sin subir los impuestos.
 
El titular de Hacienda ha recordado que en el último informe sobre recaudación, publicado por el Ministerio de Hacienda y Función Pública, se indica que entre enero y septiembre de este año, Castilla-La Mancha ha sido la Comunidad Autónoma que más recaudó porcentualmente de España, con un incremento del 19,1 por ciento, 10 puntos por encima de la media nacional.
 
Por otra parte, Ruiz Molina ha manifestado que, desde el punto de vista financiero, el de 2018 es un presupuesto solvente, ya que por segundo año consecutivo genera ahorro neto positivo, que ascenderá a 115,2 millones, un 51 por ciento más que en 2017, lo que permitirá reducir la necesidad de financiación.
 
Finalmente, Ruiz Molina ha destacado el incremento de la plantilla de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha desde el inicio de la legislatura, ya que desde junio de 2015 se ha incrementado en 3.325 efectivos.

La entrada El Gobierno regional subraya que el presupuesto de 2018, que es solidario, social, emprendedor y solvente, permite avanzar en la senda del progreso se publicó primero en Diario de la Mancha.

Más en últimas noticias de Castilla-La Mancha.