Los mosaicos romanos del Museo Municipal ilustran la etiqueta de los vinos de Baco

0

La última cosecha de airén se presentó con una visita virtual al museo y una subasta solidaria

El confinamiento por el estado de alarma sanitaria impedía que se realizase la presentación oficial de la última producción de los Vinos de la Cooperativa Dcoop Baco, que estaba programada con una acto público, que no podía celebrarse de forma presencial. La alternativa fue realizar el acto mediante una conexión por internet.

Sara Rodríguez, del equipo de promoción y exportación de Baco, que tiene su central en el polígono Alces, se encargó de conducir este evento on line que se iniciaba con una subasta. A lo largo de la conexión se repitieron las pujas por dos botellas magnum y únicas (para coleccionistas) de la marca Dominio de Baco. Iban firmadas por parte del equipo sanitario del hospital La Mancha Centro y se trataba de una subasta solidaria, porque el precio obtenido al final se donaría íntegramente a Cáritas. La se cerró con 380 euros por las dos botellas.

La presentación de la marca Dominio de Baco consistió en un recorrido por las fases de producción del vino, desde la viña hasta la cata del producto final. Pero antes se realizó una visita por el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. En la videoconferencia había público de toda la región y de toda España, con participantes en lugares como Murcia, Barcelona, Madrid o Valencia.

Desde el Museo Municipal participaba la alcaldesa, Rosa Melchor, que agradeció a la empresa la elección del diseño de su etiqueta, que recorre el mundo entero llevando la imagen de los mosaicos romanos alcazareños, expuestos en este museo, que en su planta baja recoge la historia y la prehistoria de esta ciudad, relacionada económica y socialmente con el vino a lo largo de los siglos, corazón de una comarca que es “el viñedo del mundo”. El recorrido pasó por los cuadros del pintor Ángel Lizcano, colaborador y amigo de Benito Pérez Galdós y por los propios mosaicos romanos, que representan figuras geométricas y vegetales que adornaron la antigua villa romana y, ahora, los vinos de la marca Dominio de Baco.

UN VINO EQUILIBRADO

La cita a través de las redes continuaba después con una visita en directo a una viña de 65 años de edad, dónde el agricultor explicó las condiciones de la próxima cosecha, después de un mes de abril lluvioso, con ausencia de las temidas heladas (que en la zona pueden producirse hasta los primeros días de mayo).

Y tras conocer el desarrollo de los racimos en el campo, el evento pasaba a la cata del vino. Pedro Ferrer, director técnico de Baco, definió a la variedad blanca airén, como a los manchegos, “noble, pero capaz de sorprender”. La airén es la variedad más producida del mundo y en este caso, la embotellada por Baco fue sometida, no a una cata sino a una degustación, como explicaría el enólogo que dirigió este evento al que quiso quitarle solemnidad para pasar a definir sus carácterísticas desde la óptica de los propios sentidos. De esta degustación se concluye que este nuevo vino presenta un atractivo color amarillo pálido, con iridiscencias verdosas, con aromas frutales y cítricos, y restos carbónicos de la propia fermentación. Su sabor es equilibrado, puesto que ninguno destaca especialmente, resultando agradable y con un punto de acidez que resalta su carácter afrutado.