En tu casa de ciudad, en el apartamento de la playa o en tu refugio rural. No hay mayor placer que abrir las ventanas y oler las plantas de tu terraza, el aroma a tierra mojada o dejar que entre la brisa del mar. Suena ideal, pero no siempre podemos disfrutar de estas escenas domésticas por miedo a que entren insectos. Tan fácil como apostar por la eficacia de las mosquiteras para abrirlas y cerrarlas en cualquier momento del día.

Las mosquiteras son una solución doméstica sencilla pero súper eficaz para plantar batalla a esos agentes externos que quieren invadir nuestros espacios interiores. En concreto a todo la familia de insectos, y muy especialmente a los temidos mosquitos. Una vez que las has utilizado, se hace difícil concebir cómo has podido vivir en casa sin ellas. Sobre todo por la comodidad y tranquilidad que proporcionan en la vida cotidiana.

Mosquiteras que lo ponen muy fácil

Fuente: Persax

Una de las principales razones para poner mosquiteras en casa es lo sencillo que resulta encontrar la solución que mejor nos va. Hoy en día existen numerosos diseños que permiten cubrir cualquier tipo de apertura que puedan tener nuestras ventanas. Y eso es decir mucho. Da igual que sea para la cocina, el salón, la habitación de los niños o el cuarto de invitados abuhardillado.

Pero antes de lanzarnos a escoger modelos hay que hacerse una pregunta que decidirá todo lo demás. Dónde vamos a decidir colocarlas para abrir las ventanas, por muchos insectos que haya merodeando en el entorno exterior. O encender la luz en plena noche con total tranquilidad y una sonrisa de oreja a oreja. Es decir si estamos pensando en las ventanas principales de la vivienda. O bien queremos encontrar una solución para algunas puertas con salida a nuestra pequeña terraza. O a ese jardín lleno de rincones iluminados. Fabricadas en fibra de vidrio y perfiles de aluminio, o en PVC. Todas cumplen su papel de proteger nuestros interiores domésticos.

Dar en el clavo con el tipo de apertura

Fuente: persiana barcelona

Otra gran decisión cuando llega el momento de elegir las mosquiteras más idóneas es pensar bien qué tipo de apertura queremos. La razón es que ésta podrá ser total o parcial. Según cómo se abra la ventana, el uso que hagamos de ella y lo fácil que queremos que sea instalarla nos convendrá una opción u otra. No es lo mismo pensar en unas mosquiteras para los dormitorios, o para una cocina donde nos pasamos la vida, que para la habitación de un adolescente.

Aunque todas las mosquiteras son cien por cien funcionales es básico acertar en la elección. De ello dependerá que este elemento cumpla bien su papel y seguramente nos animaremos a colocar nuevo elementos en otros espacios de la vivienda. La realidad es que hay mucho donde elegir. Las versiones fijas garantizan una apertura total y se integran al milímetro con la carpintería de la ventana. Mientras que las extensibles solo nos dejarán abrir hasta la mitad del hueco.

Fuente: Cortinarte

Otra opción son las correderas, bastante utilizadas cuando las ventanas o puertas que queremos cubrir también lo son. Quedan perfectas una vez instaladas pero solo permiten abrir una hoja. Ahora bien, si vamos buscando ideas cómodas, sencillas de manipular y que ocupen poco, los diseños enrollables son la solución diez porque cumplen todos los requisitos. Funcionan de forma similar a las persianas de toda la vida, cuando no se usan quedan ocultas y de esta manera quedan resguardadas. Y además podemos escogerlas horizontales, verticales y motorizadas para grandes huecos. Éstas son perfectas para que la tela no se salga de las guías mediante cremalleras laterales.

Soluciones exprés y huecos difíciles

Fuente: Leroy Merlin

Es posible que la idea de colocar unas mosquiteras entre dentro de nuestros planes. Ahora bien, siempre y cuando demos con una solución muy rápida, que no implique instalación alguna o tipo exprés. No hay problema, también existen modelos que simplifican al máximo el momento de ponerlas. En esta familia destacan las que llevan una cinta autoadhesiva tipo velcro para fijarla a los perfiles de la ventana. Por cierto, ésta puede ser de tejado.

Fuente: Persax

Pero hay más soluciones que nos los ponen muy fácil, como las mosquiteras enrollables con un sistema de muelle telescópico inventado para sujetarlas olvidándonos de los tornillos. Y los modelos que se fijan al marco con un sistema magnético. Cuando se trata de proteger la entrada de insectos en ventanas bastante pequeñas, nada como los diseños plisados de hilo. Quedan muy decorativas y naturales, y por si fuera poco son reversibles.

También para la puerta del jardín y el balcón

Fuente: Federl

La mayoría de las veces asociamos las mosquiteras con nuestras ventanas. Pero pueden cumplir un papel decisivo en otros huecos de la vivienda, concretamente en balconeras y puertas con bastante tránsito. Como las que dan salida a nuestra coqueta terraza, al porche o al jardín. Pensar en las mejores opciones permite descubrir propuestas realmente interesantes. Yo me quedo con las soluciones enrollables verticales de aluminio y malla de fibra de vidrio. Son muy cómodas y fáciles de encajar en decoraciones eclécticas o funcionales, gracias a sus acabados actuales, en gris piedra, marrón café y moka. Después de leer este post es muy posible que de este verano no pase el plan de instalarlas.

¿Opinas lo mismo?

Puedes leer la entrada original y completa en Todo lo que debes saber sobre las mosquiteras, ¡querrás una en casa! de la revista online Decoración 2.0.

Más en la Revista de Decoración y Hogar.