La consejera de Fomento, Agustina García, ha coincidido con la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) de Castilla-La Mancha en la defensa conjunta del agua, ya que “creemos que hay que luchar por los intereses en todas las cuencas que influyen en esta región y desde el Gobierno regional así lo vamos a hacer”. Así se ha pronunciado García tras mantener un encuentro con el secretario general de UPA-CLM, Julián Morcillo, en el que también ha participado el delegado de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en Talavera de la Reina, David Gómez.

La consejera ha recalcado que “entendemos que el agua es necesaria para Castilla-La Mancha, para los agricultores y sus regadíos, pero también para el desarrollo económico de esta tierra; porque el agua es vida, desarrollo y riqueza”.

En estos términos, la titular de Fomento del Ejecutivo regional ha dicho que “no solo vamos a decir no al trasvase que tanto daño nos hace en el río Tajo, sino que vamos a defender de forma conjunta a todas las cuencas en Castilla-La Mancha”.

Morcillo, por su parte, ha declarado que “la agricultura de la Comunidad Autónoma no se entiende sin agua, para conseguir una agricultura competitiva en la que los trabajadores puedan defenderse en un mercado globalizado”. De la misma forma, ha explicado que “es un momento crucial ante los recursos que van a presentarse a los planes de cuenca del Júcar, el Tajo, el Segura y el Guadiana, porque los regantes se la juegan en un proceso de planificación hídrica que ha sido muy dañino para los intereses de los agricultores y los ganaderos, ya que en el caso del Guadiana y el Segura, de aprobarse estos planes de cuenca, nos llevan al secano”.

“Para nosotros es un tema de Estado a nivel regional”, ha continuado el secretario general de UPA-CLM, refiriéndose al impacto que tendrá el tema del agua en las medidas de desarrollo rural, en el futuro de los agricultores profesionales y los jóvenes que se incorporan, así como para la mejora de las explotaciones y los regadíos.

En la apuesta de UPA por el sector primario como pilar fundamental de la economía de Castilla-La Mancha, el sindicato agrario está organizando unas jornadas sobre el futuro de la PAC que se celebrarán el día 25 de mayo en Albacete, considerando que “estamos en un momento decisivo en el que todavía podemos influir en los documentos”, ha dicho Julián Morcillo, teniendo en cuenta que “luego iremos a remolque y será difícil cambiar las cosas”.

Para finalizar, Morcillo ha señalado que la PAC necesita de una reforma profunda que garantice la renta de los que trabajan en el campo, habilitar las herramientas para conseguir unos precios justos y garantizar una serie de exigencias medioambientales, fitosanitarias y laborales, así como “ser igual de exigentes con los productos que llegan desde fuera y nos hace más difícil producir por la situación de desventaja en relación a los precios”.

Necesidad de unos presupuestos

La consejera también ha analizado con Julián Morcillo el efecto de la no aprobación de los presupuestos regionales para el año presente y han concluido que “no se entiende, ni por parte de UPA ni por ningún ciudadano, la no aprobación de unas cuentas que estaban pactadas y que traían avances sociales, para la industria, el tejido empresarial y que eran muy necesarios; nadie entiende cómo cinco minutos antes se pudiera paralizar”, ha aseverado García.

La consejera de Fomento ha asegurado que el Gobierno de Castilla-La Mancha está realizando las “negociaciones pertinentes” para buscar soluciones, contando con la dificultad actual de que “no es lo mismo trabajar con un presupuesto que estaba pensado para 2017 que hacerlo con uno prorrogado de 2016 que pone en graves aprietos las acciones contempladas”.