Decorar paredes con cuadros con estos consejos geniales

0

Es muy fácil decorar paredes con cuadros así sea tu casa muy elegante o muy sencilla. Por que los cuadros se prestan bien para convertir los ambientes en algo lleno de colorido y originalidad. Si te has decidido a decorar los ambientes de tu hogar con cuadros, estos trucos te ayudarán a elegir los mejores. Desde luego, dependen de tu gusto personal, ya sea que elijas algo muy sofisticado lo mismo que algo muy sencillo. Todo quedará perfectamente en una pared que atraerá miradas.

Dónde decorar paredes con cuadros


Lo primero que debes tener en cuenta para decorar paredes con cuadros, es cuánto espacio tienes. Si tienes un espacio muy amplio puedes elegir cuadros de grandes dimensiones, llenos de colorido y originalidad. Los afiches enormes que reproducen grandes obras de arte son perfectos para estancias amplias. Pero no pienses que si tienes menos espacio, quizá un pequeño saloncito o un dormitorio  debes renunciar a los cuadros. Nada de eso, también puedes decorar usando varios cuadros pequeños en un original collage.

Para decorar las paredes con cuadros en estancias grandes o pequeñas, hay que tener en cuenta que los mismos no cubran toda la pared. El exceso de cuadros roba atractivo a la misma y ya sabes que en decoración, como en todo, menos es más. Las estancias de techos muy altos son ideales para cuadros de grandes dimensiones, mientras que los techos bajos requieren cuadros pequeños. Hay mucho que tener en cuenta para escoger los mejores cuadros.

Elegir marcos para decorar paredes

El estilo de tus estancias también es importante porque las imágenes, excepto que sean fotografías, deben combinar. No puedes poner en una sofisticada sala de estilo elegante, un pequeño cuadro rústico porque no combina. Elige en el sentido que combinen con tu estilo, esto es muy fácil cuando te decides por entrañables fotografías. Imágenes que recuerdan momentos felices y personas queridas, siempre combinarán en cualquier pared. Y desde luego, le gustarán a todo mundo.

Elegido esto,  lo siguiente es el marco. Los marcos para tus cuadros deben ir en consonancia con el estilo decorativo. Estos como la elección de la imagen del cuadro, representan tus gustos. En ello no hay cabida a concesiones, no elijas un cuadro porque lo viste en un salón de otra casa. Porque quizá no combinará en la tuya. Los marcos se eligen jugando con la decoración, si son muebles de madera, bonitos marcos en el mismo material combinan a la perfección. Si tienes un estilo minimalista, lógicamente que tus marcos serán más sobrios y en colores que se adaptan al mismo.

Los marcos para decorar paredes


Hay marcos muy sofisticados tanto en materiales como colorido para las estancias más lujosas. Y desde luego, hay marcos más ligeros para pequeñas estancias o determinados estilos personales y decorativos. Nunca debes olvidar que el color de los marcos debe combinar o contrastar con el resto de la decoración. Aunque elijas los más elegantes sino se adaptan a tu decoración, lucirán faltos de atractivo y a nadie gustarán. Al elegir los marcos también hay que tener en cuenta la durabilidad y calidad del material para que siempre luzca perfecto. Algunos marcos resultarán muy atractivos a simple vista y parecer muy adecuados, pero quizá pierdan su brillo en corto tiempo.

Dónde colocar los cuadros para decorar paredes, es algo muy fácil. Hay tantas alternativas como gustos para usar tus cuadros. Un enorme cuadro en la pared más visual del salón es una gran elección. Tanto mejor si los colores y marco del mismo combinan con el sofá y resto de detalles. También si tienes chimenea o alguna columna puedes elegir dos cuadros. Colocando uno  a cada lado le dará a un aburrido detalle, una nueva imagen. Una forma muy favorecedora para una estancia como pasillos o entrada,es un cuadro sobre un mueble. En este caso, muchas veces una mesita coqueta que sirve para dejar las llaves, es perfecto.

Dónde colocar los cuadros para decorar

Los cuadros para decorar las paredes sobre la mesa, quizá una mesita para escribir o una mesita con un jarrón, son geniales. Porque puedes colocar un juego de ellos o un cuadro grande y se ve fantástico. Si lo que tienes son varios cuadros pequeños, estos se pueden colocar sobre pequeñas repisas o baldas. No importa si son grandes o pequeños o si difieren del tamaño unos de otros. Todos se verán bien a simple vista. Una colección de cuadros con el mismo tema se ve elegante y actual, colocarlos en la misma dirección y misma altura. Esta simetría le da elegancia y mucho estilo a donde se coloquen los cuadros.


Si eres amante de la geometría seguro te gustarán los marcos para decorar paredes con cuadros de diferente forma. La combinación entre marcos redondos y cuadrados siempre funciona. Así puedes hacer lucir el salón o el pasillo con bonitas combinaciones, tanto en forma como en color. Pero no olvides que el color siempre debe variar solo en tonalidad, para que no deje de ser elegante.

Y qué tal un cuadro para decorar paredes, pero sobre el suelo, en este caso, el mismo solo se apoya en la pared. Esto se ve muy bien y es ideal para estancias relajadas. Para esos salones o dormitorios de personas que gustan de lo práctico, pero sin dejar lo atractivo.