Todos los años, coincidiendo con las fechas navideñas, el Centro Ocupacional Frida Kahlo abre sus puertas -entre las 10 de la mañana y las 5 de la tarde, de lunes a viernes- para ofrecer objetos decorativos y regalos navideños realizados por los usuarios. Un mercadillo que es toda una tradición y que se supera en cada ocasión, sorprendiendo con originales y novedosos diseños. La alcaldesa de Alcázar de San Juan, Rosa Melchor, acompañada de la segunda teniente de alcalde, Rosa Idalia Cruz, pasó por el centro para adquirir algunos detalles navideños.

Imanes, guirnaldas, coronas, cuadernos y variados adornos navideños representando desde Papá Noel y las galletas de jengibre hasta unos hacendosos angelitos, la novedad de este año, pueden adquirirse en el centro Frida Kahlo a precios muy asequibles. “Un pequeño gesto” que contribuye a potenciar la integración laboral de las personas con discapacidad, como así apuntó la alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, que un año más se acercó hasta el mercadillo navideño del centro para comprar sus adornos navideños.

El tradicional mercadillo navideño del Frida Kahlo “es una oportunidad para mostrar el trabajo que realizamos, un modo de hacerlo visible”, explica Noelia Redondo, directora de este centro. “La época navideña es ideal para ofrecer a toda la población detalles decorativos originales y diferentes, el regalo perfecto para estas fiestas”. Unos regalos que, además de poder adquirirse en el propio centro entre las 10 de la mañana y las 5 de la tarde, de lunes a viernes, se pueden elaborar por encargo. El centro ocupacional Frida Kahlo oferta detalles decorativos personalizados durante todo el año, tanto para el hogar, como confeccionando regalos para celebraciones como bodas, bautizos o comuniones, entre otras. Pero es el mercadillo de Navidad el que mayor repercusión tiene, ya que da visibilidad al trabajo realizado por los usuarios y usuarias, sorprendiendo cada año con novedades.

La alcaldesa de Alcázar invitó a vecinos y vecinas de la comarca a pasarse por este mercadillo “que es una forma de reconocer el trabajo de sus usuarios”. Además aseguró que “todo el que venga a conocerlo seguro que se lleva algo, porque son adornos y regalos muy simpáticos y fáciles de integrar en la decoración navideña. Me gustaría que en todas las casas de Alcázar hubiera algún detalle del Frida”.

En la actualidad, son 48 las personas que trabajan en el Centro Ocupacional Frida Kahlo elaborando objetos decorativos. Usuarios a los que se suman 20 más del Centro de Día y 10 personas en el módulo para mayores de 45 años.