El uso del color blanco en la decoración de interiores, es muy popular hoy, debido a tendencias como el estilo escandinavo. Pero el blanco ese color que tanto nos gusta, se ha usado durante largo tiempo para pintar paredes, techos y suelos. Se ve precioso en cualquier estancia pero no se debe abusar de él, porque los resultados pueden ser desastrosos. El blanco es muy apreciado porque transmite pureza y tranquilidad. También es el color de la frescura y la calma.

Usar color blanco en la decoración

Dentro de las muchas ventajas del uso del color blanco en la decoración, está su luminosidad. Es un color que refleja a la perfección la luz natural y también la artificial. El blanco luce espléndido durante el día y para la noche deben elegirse luces que pueda reflejar bien. Además, el blanco color crea salones muy elegantes, cocinas y baños pulcros. Así que se puede usar en una decoración o renovación del hogar, fácilmente.

El blanco es muy fácil de combinar porque ¡todos los colores combinan con él!. Aunque todos combinan hay que tener en cuenta que influye la tonalidad de dichos colores.
El uso del color blanco en la decoración de interiores, tiene muchas más ventajas. Una de ellas es su luminosidad que ya hemos mencionado, refleja estupendamente la luz. Por eso mismo, da una apariencia más luminosa de las estancias. También es un color que visualmente hace lucir las estancias más amplias. Así que todas aquellas estancias que son pequeñas que se verán favorecidas con el blanco. Siendo un control neutral se adapta a muchos estilos decorativos. Pero hay que tener en cuenta que el blanco en exceso no es atractivo y nos hace sentir agobiados.

Tonalidades del color blanco

Y sin embargo, el uso del color blanco resulta ideal cuando sabes crear un espacio con varios tonos. Por ello es importante descubrir que hay varias tonalidades del color blanco para decorar estancias en casa. El blanco frío tiene ligero tono azulado. El blanco tiza tiene  matices grises muy claras. El blanco roto tiene una ligera tonalidad amarillenta.
Uno de los tonos más bonitos del blanco es el denominado, blanco crema. Este es un color que toma inspiración de la crema de leche. Tiene un cierto matiz de amarillo que lo hace romántico. El blanco antiguo es el más elegante porque tiene un aspecto avejentado. El blanco hueso tiene ligeros matices de marrón muy claro. No menos elegante, el blanco seda con matices de gris claro. El blanco puro  no tiene matices de ningún color.

Cómo decorar con blanco


Como hemos visto, hay suficientes tonalidades de color blanco para cada gusto en particular. Pero el que más nos gusta también debe adaptarse a cómo vamos a decorar. El blanco tiza que tiene matices grises muy claros, es ideal para salones y baños. Se ve bien tanto en paredes y techos como en mobiliario y detalles decorativos.
El blanco frío es tan elegante y con tono azulado que se ve ideal en un salón. El blanco roto se puede usar en muebles, textiles, paredes y techos. Es un color muy natural que necesita un toque cálido que contraste.

El blanco crema con matices de amarillo es ideal para cocinas, comedores y salones estilo vintage. Además este tono combina a la perfección con la madera. También el blanco antiguo va bien con el estilo vintage y la madera, se ve bien en baños, salones y dormitorios. El color blanco hueso es sencillamente genial, combina con colores cálidos y materiales como la madera, piedra, fachaleta y baldosas. El blanco seda es perfecto para estancias pequeñas porque las ilumina. Y el blanco puro combina con todo y se ve perfecto en cualquier estilo decorativo.

Combinar estancias perfectas


El color blanco se ve precioso con suaves notas de color gris o beige. También es elegante con negro o combinado con detalles en rojo. Notas de verde en plantas y detalles decorativos crean un espacio en blanco puro y acogedor. No menos atractivo es combinar el blanco con tonalidades pastel que le hacen ver romántico. Un espacio totalmente en tonalidades blancas o blanco puro,  demanda colorido extremo en un sofá, almohadones o alfombras. El blanco impone un toque primaveral combinado con colores como el naranja o el amarillo. Mientras da un toque elegante de invierno con grises y azules.


¿No es cierto que el blanco es un gran color? Se puede aprovechar un espacio blanco de pared a pared, pero debe combinar con otros dos colores intensos. De los contrario se crea un espacio agobiante y falso de atractivo. El blanco es versátil pero también es fácil de mantener porque resiste tendencias y modas y el blanco es cierto, ¡Siempre está de moda!  Así que salones preciosos, estancias luminosas y visualmente más grandes se logran en un 2×3 con el uso del color blanco en la decoración más bonita que tendrás en tu hogar.