Principado de Liechtenstein para una estancia en los Alpes

0
castillo de Liechtenstein

El Principado de Liechtenstein, es una buena elección para viajar en otoño o en verano. Es un precioso lugar  para los que disfrutan de las viejas ciudades europeas. Pero también para los que gustan la cultura. ¿Y por qué no el relax? Después de todo es un pequeño principado con bonitos paisajes. Cultura y construcciones antiguas, pero también muy moderno. ¿Pensando en un lugar para disfrutar en Europa? Liechtenstein es perfecto. En el corazón de la Europa Central y en el espectacular paisaje  en el valle del Rin en los Alpes. Es perfecto para de allí viajar a otros puntos, como Austria o Suiza.

Viajar a Liechtenstein

paisaje de Liechtenstein

Liechtenstein es un paisaje arrebatador de montañas en los Alpes. Los veranos suelen ser suaves aunque en algún momento pueden ser fríos. Los inviernos suelen ser fríos y con nevadas o con lluvias. Pero es perfecto para visitar en invierno y disfrutar de los deportes invernales.  No teniendo costa es una zona ideal para los que buscan unas vacaciones de relax. Sobre todo para los que adoran el paisaje. Las largas caminatas, avistar aves y mariposas, de las que abundan en este lugar. En Liechtenstein hay nada menos que 120 clases de mariposas. Así que si lo que se buscan son paisajes verdes, este es el lugar ideal.

Es un pequeño Principado y por tanto no tiene aeropuerto. Pero se conecta fácilmente con Zurich a donde se puede viajar para ir a Liechtenstein.   Además el ferrocarril conecta con Austria. Aunque también suelen pasar por el Principado, los trenes EuroCity aunque estos no hagan paradas en el lugar. También existe un sistema de autobuses que conecta con Suiza. Y en el municipio de Balzers cuentan con un pequeño helipuerto.

Conoce Vaduz la capital de Liechtenstein

parlamento de Liechtenstein

El Principado de Liechtenstein es pequeño pero su capital, Vaduz es muy atractiva. Y es una preciosa postal con vistas al río Rin. De visita en la ciudad se puede conocer la preciosa Catedral de San Florián. La misma data de 1869 y fue construida en estilo gótico. Pero la misma no se convirtió en Catedral del Principado hasta la década de 1990.  También hay que admirar el precioso Castillo del Príncipe que aúna los estilos, renacentista y neoclásico. La construcción data de la Edad Media.

En Vaduz también se puede visitar el Museo Nacional donde podemos admirar más de la historia del Principado. Y también de su riqueza natural. Desde luego la visita a Vaduz y el Principado obliga a disfrutar de las aguas termales. Mismas que han contribuido a atraer el turismo a este pequeño rincón de Centroeuropa. Además, la visita es ideal para disfrutar de las estaciones de esquí. El esquí es un deporte muy apreciado en el Principado y uno de los mayores atractivos para el turismo.

En la ciudad de Vaduz también se pueden hacer compras y disfrutar de la rica cocina en sus restaurantes. Tiene una gran oferta gastronómica que se suma a los atractivos del Principado.  Tiene una gran oferta en tienda de moda para los que disfrutan las compras. Y desde luego, tiene muchas más opciones atractivas. Como cualquier otra ciudad moderna a donde hayas querido viajar.

Visita los municipios de Liechtenstein

vista nocturna de Liechtenstein

Siendo un pequeño Principado, unas vacaciones permiten conocer todos sus poblados. Son los municipios de Schaan, Balzers, Triesen, Eschen, Mauren, Triesenberg, Ruggell, Gamprin, Schellenberg y Planken.   Al norte de Vaduz se encuentra Schaan, es un pequeño pueblo de gran importancia económica y con importante industria lechera.

En el municipio de de Balzers se puede admirar su parroquía y su Castillo de Gutenberg. Este municipio está muy cerca de Vaduz así que el viaje se hace en autobús o tren. En el municipio de Triesen cuentan con la Galería de Arte y la bonita iglesia de St. Gallus. Mientras que en el municipio de Eschen se encuentra un bonito balneario. Para los que adoran el esquí en el municipio de Triesenberg cuentan con una pista para esquiar.  Estos como los municipios de Mauren, Ruggell, Gramprin, Schellenberg y Planken son accesibles en coche, autobús o tren.

castillo de Liechtenstein

Luego de un recorrido para disfrutar la campañía y las vistas del Rin, se pueden aprovechar visitas guíadas para conocer puntos específicos. Tal como la famosa atracción de Heidiland que te lleva lo mismo por Vaduz que Zurich. Visitarás todos esos paisajes que disfrutaste leyendo Heidi en tu infancia.  También se puede aprovechar para hacer parapente, senderismo, caminata o simplemente admirar el paisaje.

En ese verdor maravilloso del campo del Principado, pueden transcurrir el tiempo en un relax que no olvidarás. Las noches suelen ser calmas aunque frías en el Principado, pero también son perfectas para una cena o una visita cultural. Hay muchos eventos culturales,  llegado el verano europeo. Y si viajas en agosto, podrás disfrutar de las fiestas del Principado. ¿No te parece genial viajar a Liechtenstein?