Entre las múltiples actividades que formaron la agenda del fin de semana pasado a la carrera Titán de La mancha y el mercadillo del centro de la ciudad se sumó otra iniciativa promocional, la fiesta del pistacho ecológico. Una cata ciega sobre diferentes tipos de este fruto seco fue el inicio de esta fiesta del pistacho, desarrollada íntegramente en la plaza de España. Un evento que ha evolucionado notablemente desde su primera edición, hace 10 años, cuando se limitaba a dar a probar pistachos recién cosechados.

Félix Arias presidente de Ecopistacho explica que “empezamos con una degustación una fiesta “muy pobrecita” que ha evolucionado y ahora congrega a artesanos y productores”.

La concejala de Servicios Sociales, Patricia Benito, y la responsable de turismo y comercio, Bárbara Sánchez Mateos, visitaron los diferentes puestos que integraban esta fiesta del pistacho. Esta fiesta, junto a las otras muchas actividades del día, también son una fórmula de atracción turística que tiene un decidido respaldo del ayuntamiento.

Bárbara Sánchez Mateos Concejala de Turismo expresa su apoyo a todas las iniciativas que demuestran que Alcázar en una ciudad viva, con muchos atractivos para tener turismo todo el año, no solo estacional.

Desde 2009 hasta esta fecha, no sólo ha evolucionado esta fiesta sino también el propio cultivo de este fruto seco, el más rico en potasio y también en fibra de su clase. El cultivo del alfóncigo (también llamado alfónsigo o pistachero) se ha extendido por la Mancha, pero la producción no alcanza ni el 25 por ciento de sus posibilidades, es decir que no se ha saturado la producción.

Félix Arias explica que no hay saturación en el mercado y ni siquiera se llega al tope de exportación, sólo en Europa.

La calidad es una de las bazas importantes con las que cuenta La Mancha en le competencia por los mercados del pistacho (ecológico o no). La competencia directa viene de países como Irán, que dedica mucho territorio al cultivo, y Estados Unidos, con una producción importante en California. Doce que hay plantaciones con mucha agua, mucha producción pero, cuanto más agua menos calidad en el fruto

El cultivo es originario de las zonas montañosas de Grecia, Siria, Turquía, Irán, Pakistán, Afganistán y otros países orientales. Las condiciones de clima extremo de La Mancha (con sus veranos y sus inviernos) son excelentes para el cultivo de este árbol caducifolio. Su cultivo sigue teniendo muchas posibilidades de futuro y hasta puede ser una alternativa a algo tan tradicional como el viñedo.

El viñedo tiene que seguir como cultivo propio de la tierra, dice Arias, pero el pistacho es una alternativa y ahora resulta más rentable que el resto de los cultivos.

En esta fiesta del pistacho había desde helados a panes y repostería realizada con pistacho y otros productos que combinan con este fruto. Había incluso artesanía y representación de algunas empresas. En la organización también participaba ADIFAE, la asociación que se encarga de la formación y asesoría de los cultivadores interesados en abordar su producción.