Con tan sólo cinco años de existencia, el club de tenis de mesa de Alcázar de San Juan ha logrado alcanzar las máximas cotas deportivas haciendo esta temporado pódium en un campeonato de España. Es el primer club castellano-manchego que consigue este logro en los 72 años del campeonato nacional. Alcaldesa y concejal de Deportes recibieron a los pequeños deportistas en el Ayuntamiento.

Los logros obtenidos por los pequeños jugadores y jugadoras del club de tenis de mesa de Alcázar son muy significativos. “Esta temporada hemos conseguido el máximo al que podíamos aspirar, es difícil crecer más”, apunta el presidente del club y director de la escuela de tenis de mesa, José María Bobo Marchante. Pódium en el campeonato de España, dos jugadores entre los ocho mejores de España, salto a segunda división nacional de los federados y un notable incremento en el número de alumnos de esta escuela deportiva (entre 50 y 55 deportistas) son los datos que resumen la increíble temporada que ha realizado el club y por lo que el Ayuntamiento ha querido reconocerlos, como viene haciendo con todos los clubes y equipos de la localidad que este año están dando muchas alegrías para el deporte alcazareño.

La escuela de tenis de mesa inició su andadura, casi como algo experimental, hace unos cinco años. Comenzó con algo más de una decena de alumnos y en la actualidad ya supera los cincuenta niños y niñas con edades comprendidas entre los 6 y los 17 años. Entre ellos, varios campeones como Marta Ortega (tercera de España en individual, segunda en dobles y por equipos), Pablo Bobo (quinto de España en individual, tercero por equipos y dobles) o Marta Ruíz y Diego Zarco (ambos campeones de Castilla La Mancha). Todos ellos destacan que lo más importante de este deporte es “no perder la concentración” y que lo que más les gusta es competir, “aunque también es lo más difícil”. A Pablo le gusta viajar y conocer nuevos lugares, como Luxemburgo, donde participó en un campamento internacional con la selección española; o Madeira, donde participó junto a Marta Ortega en el Ibérico, con selecciones de España y Portugal.

La alcaldesa, Rosa Melchor y el concejal de Deportes, Javier Ortega, entregaron a estos cuatro pequeños deportistas y al club un reconocimiento y escucharon sus demandas de cara a la próxima temporada, en la que podrán disponer de nuevas instalaciones para acoger a un mayor número de niños y niñas interesados en este deporte, gracias a la próxima apertura del pabellón Vicente Paniagua.

“No se puede estar más satisfechos de nuestros grandes y pequeños deportistas, que esta temporada están consiguiendo éxitos en todas las disciplinas”, apunta la primera edil que mostró la disposición del equipo de Gobierno de “apoyar” todo tipo de deporte, especialmente el base, “para que puedan seguir consiguiendo logros como estos, se diviertan y aprendan valores”.

La próxima semana se iniciará en Alcázar un campus de tenis de mesa, una buena ocasión para que aquellos niñas y niños que sientan curiosidad por este deporte puedan iniciarse en su práctica.