El ayuntamiento ha entregado 25 nuevas Tarjetas Profesionales de la Construcción (TPC) después de que los alumnos superaran un curso de 20 horas. Con el resto de formación que se ha realizado desde junio del año pasado son un total de 75 TPC las tarjetas que se han entregado. Se trata de una formación realizada a través de la Fundación Laboral de la construcción que incide sobre todo en la seguridad en el trabajo y en la prevención de riesgos laborales.

La concejala de Empleo social, Rosa Idalia Cruz, agradecía a la Fundación Laboral de la construcción que haya vuelto poner el foco en la importancia de la formación, de manera que se vuelvan a coordinar los cursos de este tipo en Alcázar de San Juan. Es importante destaca la concejala porque no solo se están dando cursos a los profesionales para mejorar su empleabilidad sino que se les está concienciando de la importancia de la seguridad para ellos mismos y para sus compañeros. Eleva la calidad de la mano de obra y del sector, dice. Quiso además agradecer la concienciación en la que se insiste en el curso y en el hecho de la obligatoriedad de tener esta formación.

Con estas acciones apunta la concejala que se está mejorando la empleabilidad en bolsas de paro que hay en el sector de la construcción, dando una llave a las oportunidades laborales de estos trabajadores. Se va a seguir yendo de la mano de la Fundación, añade, para mejorar las condiciones de seguridad de todos los trabajadores.

Manuel Carmona, presidente de la Asociación provincial de empresarios de la construcción, explicaba que se trata de un curso de prevención que es obligatorio para los profesionales. Agradecía al ayuntamiento su esfuerzo y colaboración en la organización y desarrollo de la formación de este tipo. Apuntaba que el curso es importante porque este tiende a evitar accidentes de trabajo y sirve para salvar vidas en un sector en el que desgraciadamente la siniestralidad laboral es alta y además porque sirve para trabajar, “es obligatorio, se trata de un compromiso al que llegaron los sindicatos y empresarios de la construcción y se ha realiza con la colaboración de la Fundación Laboral de la construcción”. Por este acuerdo desde el 2007 no cualquiera puede trabajar en una obra, se exige este tipo de conocimiento y cualificación, estar en posesión de esta Tarjeta profesional de la construcción.