Elegir la mejor cama para tu dormitorio paso a paso

0

Elegir la mejor cama es esencial, a la hora de decorar un dormitorio. No importa que tan bien luzca la habitación, si tu cama no te da descanso y no es la mejor para ti. Así que toma nota de aspectos importantes que ayudarán a elegir lo que necesitas. Esto no significa que no tengas la cama más atractiva. Debes tener la cama que te suponga el máximo confort y claro, la que más te guste.

La mejor cama tiene la altura perfecta

Aunque no hayas reparado en ello, la mejor cama debe tener la altura perfecta. Aunque esto desde luego, depende de cada persona, porque cada quien tiene sus necesidades y su estatura, lo que determina la camas más alta o más baja que necesita. Según los expertos, la altura recomendada para una cama, debe estar entre los 45 y 40 cm.  Para calcular la altura máxima de la cama, hay que colocarse de pie junto a la cama con los brazos extendidos a los costados del cuerpo. La altura de la cama es correcta cuando podemos tocar el colchón con los dedos, sin que tengamos que inclinarnos.
Qué debes buscar al comprar tu cama

Cuando vamos a elegir una buena cama, hay que dedicarle tiempo y esfuerzo. Después de todo, descansarás en ella por algún tiempo. Hay que combinar calidad y precio, a veces resultan caras pero si son de buena calidad, tienes asegurado el confort ideal. Cuando se compra el colchón y el somier, hay que tener en cuenta que deben estar rectos y contar con una dureza intermedia. Esto es esencial, lo deben ser ni muy suaves ni muy duros.

En cuanto a la firmeza del colchón lo mejor es probarlo antes de comprarlo. Para ello se realiza la llamada “prueba de la mano”. Esto nos permite comprobar si el colchón se adapta bien a la curvatura de nuestro cuerpo. Para ello hay que tumbarse sobre la cama y pasar una mano entre los lumbares y el colchón, si la mano pasa sin problemas, es muy rígido y si no, es muy blando.

El tamaño de la cama adecuado

Hay varios tamaños de cama a tener en cuente a la hora de comprar la mejor cama para tu habitación. La cama individual o sencilla es la cama perfecta para quien duerme solo, tiene medidas de anchura 80, 90 o 105 cm. En cuanto a la longitud es de 190, 200 o 210 cm. Como su nombre lo indica, la cama matrimonial es para una pareja, y tiene anchura de 120, 135 o 150 cm. El siguiente tamaño es la cama Queen Size, o cama Reina, con anchura de 160 cm. La más grande es la King Size, tamaño Rey, con una anchura de 180, 200 o 210 cm. Esta cama es dos veces la cama individual.

Si tienes un dormitorio pequeño,  debes comprar una cama que te acomode bien. Pero que quede bien en la habitación por cuanto sea fácil moverla, cambiar la ropa de cama o cambiarla de lugar. Como no puedes aumentar o reducir la cama ni la habitación, lo mejor es prescindir de algunos detalles como mesas u otros. Esto hará espacio mayor para colocar la cama con comodidad.

Los distintos tipos de cama

Hay tantos tipos de cama para elegir cama,  como gustos personales. Para escoger una cama hay que tener en cuenta,  nuestro gusto personal, pero no hay que olvidar que la misma sea, cómoda. También debe ser segura, fácil de mantener, y duradera. Hay camas con dosel que usualmente son para dormitorios femeninos con suficiente espacio. Camas de agua que resultan ideales en algunos ambientes, sobre todo los que tienen espacio y seguridad para ello.

Las camas sobre el suelo que se colocan directamente sobre el suelo, son cómodas y para departamentos muy modernos. Las camas en tarima, suelen ser más altas que las colocadas en el suelo, son juveniles y cómodas. Desde luego, estas son camas para adultos, las camas para niños son diferentes y requieren cualidades de seguridad esenciales.

Dónde colocar una cama

Si tienes espacio puedes colocar tu cama en cualquier lugar del dormitorio. Esto supone una ventaja porque además podrás mover la cama a otro lugar, si apetece. Es ideal colocar la cama en el centro de la habitación, no lejos de la ventana, pero sí a una distancia prudencial. También debe estar a una cierta distancia de la puerta. La cama es pues un mobiliario esencial en cualquier hogar, pero sobre todo se debe elegir siempre la mejor cama en cuanto a confort, calidad y durabilidad.

No hay que olvidar la calidad de la ropa de cama,  porque también influye en el descanso, así que debe ser de algodón. Las almohadas deben ser de altura baja no demasiado altas, para que no alteren la posición del cuello. De lo contrario nos privaremos del descanso, y esto nos puede provocar dolor en el cuello. Con tan solo estos detalles podrás tener la cama perfecta.