En la tarde del miércoles, 28 de noviembre, tuvo lugar la celebración del IV Pleno de la Discapacidad en Alcázar de San Juan en el que participaron personas y asociaciones implicadas con este colectivo. La sesión plenaria sirvió para hacer balance de los avances conseguidos, especialmente en cuanto a la mejora de la accesibilidad en la ciudad y la creación de 40 nuevas plazas residenciales de salud mental. Medidas, todas ellas, demandadas y consensuadas con el Consejo de la Discapacidad. También se plantearon algunas de las acciones que se llevarán a cabo en 2019, además de nuevas sugerencias y necesidades.

Con la celebración de un nuevo Pleno de la Discapacidad en la tarde del miércoles, 28 de noviembre, ya son cuatro las veces que se reúne este organismo para hacer balance sobre la aplicación de las medidas consensuadas en el Plan Integral de la Discapacidad. Medidas que, en 2018, se centraron principalmente en hacer Alcázar una ciudad sin barreras y más accesible. Aunque también, gracias al apoyo de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, se ha avanzado en atención a este colectivo con las 40 nuevas plazas de residencia comunitaria para personas con enfermedad mental. Un proyecto que ya se ha puesto en marcha, en la residencia GB, y que fue explicado por los responsables de su desarrollo.

Un balance que fue valorado como muy positivo por el propio colectivo que, en todo momento, ha participado en la aplicación de las medidas, asesorando, a través de una subcomisión de accesibilidad constituida en 2017.

La alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, que presidió el Pleno, enumeró cada una de las medidas llevadas a efecto. En este sentido, Alcázar contará en 2019 con 4 parques infantiles inclusivos. Dos de ellos, en Los Devis y en El Arenal, ya están instalados y en enero se introducirán columpios inclusivos en el Parque Alces y Parque Cervantes. En cuanto a los edificios de uso público, se ha hecho totalmente accesible la piscina cubierta con la instalación de un elevador y unos nuevos vestuarios y se ha dotado el Ayuntamiento de señalización auditiva y visual de los diferentes servicios, algo que se seguirá haciendo en 2019 con otros edificios municipales. También se ha tenido en cuenta la accesibilidad en todos los arreglos que se han hecho de calles, con especial incidencia en algunas que, como la Santa Elena, se han remodelado completamente. Se han hecho accesibles los acerados de las calles Alces, Gracia, Júpiter, Barrio Los Devis, Solidaridad, Gibraltar español y la calle Julio Maroto en Alameda de Cervera. También la entrada al colegio El Santo y se han remodelado acerados e instalado barbacanas en la calle Emilia Pardo Bazán, en los aparcamientos del hospital. En ejecución se encuentra un nuevo acerado desde la residencia Santa Marta a la Avenida de Adolfo Suárez, una barbacana en la calle Los Baños con Juan Bautista de la Concepción y los acerados de las calles Juan Carlos I y Poetisa Isabel Prieto.

Para 2019, está previsto instalar un elevador en el Museo Municipal, diseñar y señalizar itinerarios accesibles -como el que ya existe desde San Francisco al Centro de Salud II- habilitar áreas de descanso con bancos en tramos de largo desplazamiento, dotar a la ciudad progresivamente de semáforos sonoros y adaptar el mobiliario urbano, así como la adquisición de un nuevo autobús ecológico y adaptado a las personas con discapacidad.

La alcaldesa destacó que estas acciones “las hemos hecho siempre en colaboración con los colectivos implicados que nos ayudado a elegir los columpios, nos han dicho las dificultades con las que se encontraban al transitar por las calles y nos han indicado el mejor modo de eliminar estas barreras”.

Plazas Residenciales

Aparte de las acciones del Plan de Accesibilidad, en 2018 se ha firmado un convenio con AFAS y Carrefour para propiciar la inserción laboral de los usuarios del Frida Kahlo, con prácticas en esta empresa y se han conseguido 40 plazas residenciales comunitarias para enfermos de salud mental en la ciudad. Un proyecto que ha sido posible gracias a la Junta de Comunidades y que desde el pasado 1 de noviembre está en funcionamiento. Para explicarlo, participaron en el Pleno de la Discapacidad Susana García Heras, directora de la Fundación Sociosanitaria de Castilla La Mancha y los responsables de la nueva unidad residencial, María Luisa García Baquero y Antonio Felizola.

García Heras apuntó que estas 40 plazas se han conseguido después de años de reivindicaciones por parte de Luz de La Mancha y del propio Ayuntamiento alcazareño y completarán la oferta regional de este tipo de recursos. Igualmente destacó que Alcázar de San Juan es una de las ciudades de Castilla La Mancha que mejor dotada está para la atención integral de personas con problemas de salud mental, ya que junto a los recursos sanitarios, dispone también de un Centro de Rehabilitación Psico-Social, una vivienda tutelada, y ahora también esta unidad residencial comunitaria.

En cuanto a su funcionamiento, se está dando prioridad a las personas de la localidad que se encuentran en otros recursos, facilitándoles la proximidad a sus familiares, sin olvidar que la oferta es regional y que estas plazas podrán atender la demanda existente y reducir la lista de espera. De momento, la unidad cuenta con cuatro residentes y se han adjudicado otras cuatro plazas que se ocuparán en las próximas semanas. Este nuevo recurso dará empleo a más de 22 personas -directa e indirectamente- y cuenta con un equipo de profesionales cualificados (psicólogos, trabajadores sociales, fisioterapeutas…) que recibirán formación continuada. El nuevo recurso trabajará en coordinación con los ya existentes en la ciudad.

Por su parte, la alcaldesa alcazareña mostró su satisfacción por este avance “tan necesario y tan reclamado”.

Nuevas demandas

En cuanto a las nuevas demandas que fueron trasladadas por los participantes y asistentes a este Pleno Extraordinario, se solicitó la instalación de una marquesina de autobús frente al hospital Mancha Centro para los usuarios de la línea que traslada al alumnado alcazareño hasta el centro María Auxiliadora, en Campo de Criptana; buscar una solución viable a la falta de aparcamiento en las horas de entrada y salida de los usuarios del Frida Kahlo y mayores recursos para las personas con salud mental que, si bien han visto resuelto provisionalmente una de sus principales reivindicaciones y se sienten satisfechos, siguen demandando la finalización de la construcción de la residencia comunitaria iniciada en Alcázar.

En el Pleno participaron personas con discapacidad y representantes de asociaciones y centros implicados como Iguales, asociación Hella, Centro de Mayores de Alcázar, asociación de amas de casa, Centro de Rehabilitación Psico-Social, Luz de La Mancha y ADACE.