Cuando llega la temporada nos apetece decorar un salón de verano. Y aunque nos parezca difícil no lo es tanto,  porque con algunos pequeños detalles puedes convertir ese salón que anhelaba los días cálidos en una estancia veraniega. Así que para agregar detalles o hacer una renovación, seguro que estos consejos te vendrán de maravilla.

Los colores de un salón de verano

 

El colorido es esencial en los días de verano y en las estancias de playa, porque entre más claro sea el color de paredes y mobiliario más proyectará una imagen y sensación de frescura en los días cálidos. Las plantas y su colorido son esenciales a la hora de decorar un salón de verano. Ya sea que te decantes por el verde o que te gusten las rosas o los geranios, todos puedes agregarlos a la estancia.

Así que enormes maceteros en una esquina o pequeños tiestos en las ventanas harán sentir el verano más que nada. Y ese colorido de la temporada también puede agregarse a un salón en forma de papel tapiz. Siempre se pueden encontrar variedad de diseños desde hojas hasta flores, y algunos geniales como dibujos tropicales.

Estampados para decorar en verano


Los mejores materiales para decorar un salón de verano,  son aquellos naturales que reflejan precisamente el relax de esta época. El mimbre, la madera, las mantas crudas, los textiles naturales. Lo mismo puedes elegir colores sólidos como el naranja, el verde, el azul, y el blanco. También podrás agregar muchos estampados en cojines, cortinas, y detalles decorativos. Estos por si mismos ya agregan mucho aspecto de días de playa a la estancia. Y el salón más bello sin duda, será el de tu hogar.

Los estampados como los de flamencos, palmeras, piñas se reproducen en muchas opciones. Y lo que es mejor es que para decorar el salón no necesitas gastar mucho. Bastará con elegir unos cuantos detalles y todo se verá espléndido. El color de las paredes no es difícil de cambiar, con agregar un tramo de las mismas en un color veraniego. Además si piensas en pintarlas todas, elige un color que te haga fácil hacer la transición a la temporada invernal. Sobre todo si el salón es de una casa de ciudad.

En las casas de verano, la decoración puede resistir mucho tiempo  viéndose genial.
Los muebles de madera, los de mimbre, y detalles como lámparas y otros adornos aportan mucho aspecto veraniego. Los marcos de cuadros y espejos de madera son perfectos pero también se permite el uso del vinilo. Esto sobre todo si eliges colores vibrantes del verano como los tonos más cálidos. Hay toda una variedad de posibilidades por las cuales decantarse para decorar un salón de verano. Puede ser cambiando el mobiliario, cambiando el color de las paredes, o cambiando los detalles como alfombras, cortinas, etc.

Un salón en blanco de pared a pared


El blanco es un color puramente frío que viene ideal a un salón con toque de verano. Se pueden crear estancias espectaculares con un blanco de pared a pared. Es tan versátil y atractivo que también puedes usarlo en los muebles y alfombras, cortinas y demás. El blanco nunca satura ni es demasiado frío cuando se quiere crear una estancia veraniega. Siempre es ideal tanto en casas de verano como en casas de ciudad.

Fundamental a la hora de decorar estancias con un toque de verano es aprovechar los motivos marinos. Bien pueden ser las rayas marineras que puedes agregar con un sofá o una alfombra. También puedes agregar detalles como jarrones y adornos que toman inspiración del mar. Hay muchas bonitas opciones como adornos y lámparas con aspecto de peces, estrellas de mar, palmeras. Las rayas además aportan elegancia a un salón que queremos relax pero que se luzca. Así que no temas.

Detalles para la comodidad y elegancia


Muchos cojines y tonalidades pastel también funcionan en un salón decorado de verano porque estos transmiten naturalidad. Creando un salón en donde la familia pase buenos momentos en el máximo confort, nunca son demasiados muebles ni detalles como cojines. Siempre se verán bien y siempre vienen bien para tomar una siesta o dormir en una cálida noche. Los materiales como el algodón son perfectos para estos detalles.

No hay que olvidar que las transparencias y suavidad de las cortinas aportan mucho. Cuando disfrutas de la playa para tus vacaciones de verano, quieres la máxima comodidad así que eso es lo que buscas al decorar el salón. Largas cortinas que no ocultan la luz, y que permiten refrescar más las habitaciones en los días cálidos. Usando muchos colores fríos se logra ese efecto de frescura. Pero nunca olvides que los colores del verano son vibrantes, así que aporta estos a tu salón con los detalles de la decoración. Tendrás el salón más bonito este verano, no lo dudes.