Los cabeceros para decorar dormitorios son una forma de embellecer el espacio con mucha versatilidad. Aunque la vida moderna ha relegado detalles decorativos del dormitorio, los cabeceros han sobrevivido. Así que si estás renovando el dormitorio de tu hogar, toma nota de estas ventaja de usar un cabecero. Seguro que tu estancia más personal lucirá muy elegante con un cabecero que sea de calidad y mucho estilo. No importan cuán grande o pequeño pueda ser un dormitorio, los hay para todo gusto y tamaño de dormitorio.

Cabeceros para decorar dormitorios

Los cabeceros para decorar  dormitorios se han utilizado desde siempre. Aunque los mismos han variado con la época y las tendencias decorativas. El cabecero es un tablero plano que se adosa a la pared en la parte superior de las camas. Están fabricados en los más variados materiales, y puede ser muy sencillo o muy elaborado. Dependiendo de ello, algunos tienen espacios para guardar algunas cosas.

La función principal de los cabeceros es evitar el roce de la cabeza con la pared y que las almohadas o cobijas se metan entre la pared y la cama. Aunque esta última función no sea tan esencial por cuanto igual la cama funciona sin un cabecero. Pero el nuevo auge de los mismos viene decididamente de su aspecto decorativo. Porque aportan elegancia o colorido, según le gusten a cada quien, a un dormitorio.

Por qué decorar con cabeceros los dormitorios

A la hora de decorar dormitorios con cabeceros, se pueden aprovechar muchas elegantes y atractivas alternativas. Aunque por espacio y las exigencias de la vida práctica, los cabeceros fueron relegados a segundo plano, son muy decorativos. Se pueden aprovechar dependiendo del estilo que sean lo mismo en dormitorios infantiles que en dormitorios para adultos.

Una de sus grandes cualidades insistimos, es su gran atractivo estético. Bien elegido un bonito cabecero para decorar los dormitorios, se puede convertir en el protagonista de la decoración. Si es atractivo puede ser lo único que se necesite para que luzca bien la estancia. Hay muchas opciones a la hora de elegir un cabecero que se adapte a nuestro estilo. Los mismos se adaptan a la decoración de la habitación o pueden ser el punto de contraste. En cualquier forma son muy adecuados para embellecer este espacio.

Muchos estilos de cabeceros para muchos dormitorios


Hoy en día hay muchas opciones maravillosas de cabeceros. Porque estos como todos los detalles decorativos van evolucionando a formas más atractivas. Los hay muy clásicos como el cabecero de madera con aspecto muy sencillo. Algunos tienen cajones o vienen con mesillas incorporadas. Estos detalles los hacen muy útiles a la hora de poder guardar cosas. Otro de los grandes clásicos es el cabecero capitoné, que ha revivido con las tendencias actuales.

Los cabeceros para decorar dormitorios estilo capitoné ya no se limitan al tamaño usual. Ahora son más grandes y pueden abarcar más espacio hacia arriba y hacía los lados de la cama. Los hay en colores clásicos y de tendencia, y también en toda una variedad de materiales. Hoy en día hay estilos de cabeceros en relieve, con luces incorporadas, con paneles decorados o labrados. Los hay con celosías, y en materiales como la madera y el metal.

Cualidades que deben tener los cabeceros para camas


A la hora de elegir cabeceros para decorar dormitorios en casa, hay que tener en cuenta que los mismos sean duraderos. Esto desde luego, depende de la calidad, así pensando en un detalle que haga lucir la habitación con atractivo por largo tiempo hay que invertir. No hace falta gastar una fortuna en un cabecero, los hay en variedad de materiales que suponen calidad. También hay que tomar en cuenta el tamaño del mismo, que se adapte bien a la cama pasando a verse como un agregado a la misma. Por nada del mundo escoger un cabecero que sea de mucho más tamaño que la cama.

Hay que elegir materiales que sean fáciles de mantener, toda vez que el mismo requerirá algún grado de mantenimiento. Lo mejor es que ese mantenimiento se reduzca a lo que podemos brindarle en casa sin tener que necesitar ayuda profesional. En este sentido son más versátiles los cabeceros más modernos que vienen en materiales como acrílicos y otros que son de fácil limpieza. Los de tela son los más elegantes no cabe duda, pero requieren más cuidado y deben elegirse para piezas que no estén expuestas a los elementos, como excesivo sol o polvo.


Hay que destacar la enorme ventaja del cabecero que no requiere adaptarse a el estilo decorativo del dormitorio. Porque el cabecero en si mismo es un detalle único de decoración que puede contrastar y se verá estupendo. Solamente debe llenar nuestro gusto personal y la capacidad de espacio que el dormitorio tenga para que luzca bien.